Misiones. Desmantelaron empresas fantasmas

  • 1002

La AFIP desmanteló a 30 empresas fantasmas que lograron evadir al menos 70 millones de pesos.

Tras realizar 13 allanamientos –ordenados por la Justicia– a distintos domicilios en el marco de una investigación por asociación ilícita y lavado de dinero, la AFIP detectó que las firmas “de cartón” prestaron servicios por 300 millones de pesos permitiendo una evasión superior a los 70 millones de pesos en la ciudad de Oberá, provincia de Misiones.

La causa se inició en febrero de este año luego de una denuncia de la AFIP ante el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de Posadas, por presunta comisión del delito de asociación ilícita fiscal de una organización compuesta por profesionales.

La sociedad estaba integrada por contadores, abogados, técnicos informáticos, escribanos públicos que creaban empresas apócrifas en la zona centro de la provincia de Misiones, y en constante expansión hacia otras ciudades importantes del país.

Desde cheques falsos hasta quiebras fraudulentas

La organización se abocaba a facilitar la evasión tributaria de terceras personas ofreciendo un servicio variado: desde la creación de empresas “fantasmas”, utilización de prestanombres, documentación falaz, cesiones permanentes de socios, simulación de empleados, confección y certificación de estados contables falsos, procesos concursales y hasta quiebras fraudulentas o intercambio de cheques a los contribuyentes a efectos de eludir los controles financieros.

En la investigación se detectó también la existencia de firmas que no tenían operatoria comercial y que no registraban acreditaciones bancarias, pero poseían un importante número de vehículos o propiedades, por lo que se solicitó que también se investigue el delito de lavado de activos.

Otra de las modalidades detectadas fue la utilización en calidad de prestanombres de personas mayores de 70 años, en su mayoría familiares de los involucrados, con la finalidad de eludir responsabilidades penales.

Para la habilitación de las sociedades crearon, además, un grupo de inmobiliarias que confeccionaban los contratos de locación, utilizando en muchos casos los mismos domicilios (propiedad del grupo) que eran alquilados a distintos contribuyentes casi en forma simultánea. Dentro de los “servicios” que brindaban al contribuyente se detectó también, el descuento de cheques a través de algunas financieras con el objeto de que el Fisco no pueda reconstruir el circuito económico de pagos.

En el curso de la investigación el Juez Federal Ramón Claudio Chávez dispuso los trece allanamientos a domicilios reales, fiscales y legales de las personas involucradas y ordenó el secuestro de material documental relevante para la causa. Asimismo, se estableció el secuestro de libros de protocolo de dos escribanías de la ciudad de Oberá.

Cabe destacar que la Ley Penal Tributaria establece la pena desde 3 años y medio hasta 10 años de prisión para este tipo de delito, elevándose a 5 años de mínima para los “cabecillas” de la organización.

Fuente: AFIP