Casas particulares: derechos del trabajador

  • 1164

La OIT y el Ministerio de Producción y Trabajo realizarán una campaña de concientización.

La estación terminal de Constitución acogerá una campaña de la OIT junto a Trenes Argentinos, el Ministerio de Producción y Trabajo y los sindicatos UPACP y SACRA, para concientizar sobre los derechos y obligaciones del personal doméstico y sus empleadores. Esta semana se celebra el aniversario de la adopción del Convenio 189 para mejorar las condiciones de trabajo en este sector, una celebración que tiene lugar cuando se cumplen cinco años desde que Argentina ratificó dicho convenio.

¿Hay un salario mínimo mensual establecido para el trabajo doméstico? ¿Registrar a la trabajadora le permite acceder a la seguridad social y la jubilación? ¿Es el registro compatible con recibir una asignación social? ¿Tienen las trabajadoras derecho a una licencia por maternidad con goce de sueldo? ¿Es legal contratar a menores de 16 años? ¿Cómo detectar y denunciar la violencia laboral? Estas y otras preguntas tienen su respuesta en la Guía para trabajadoras domésticas y empleadores, una publicación de la OIT Argentina que durante esta semana se distribuye de manera gratuita en la estación terminal de Constitución.

 

La guía, que se entrega en formato postal y puede descargarse mediante un código QR, se distribuye en ocasión de la conmemoración del Día Internacional de las Trabajadoras Domésticas, el 16 de junio, una celebración que tiene lugar en el año que se cumple el quinto aniversario de la ratificación por parte de Argentina del convenio 189 de la OIT sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. En este contexto, la oficina de país de la OIT en Argentina impulsa una campaña de concientización para informar sobre los derechos del sector, junto con la Unión Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPACP) y con el apoyo del Sindicato de Amas de Casa de La República Argentina (SACRA), el Ministerio de Producción y Trabajo y Trenes Argentinos.

 

“El trabajo remunerado en casas particulares es cada vez más considerado y visibilizado”, dijo Carmen Britez, Secretaria de Actas y Organización de la UPACP, desde la 108ª Conferencia Internacional del Trabajo, en Ginebra.

“En nuestro país, la inclusión social de las trabajadoras de casas particulares se aceleró desde la adopción –y, luego, la ratificación– del convenio 189”, agregó Britez, quien además es vicepresidenta de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH). Esa conquista también se dio gracias a “la movilización de las compañeras trabajadoras de casas particulares en diferente acciones y el trabajo realizado con la OIT, que permitió poder comenzar a hablar con el Estado y fomentar políticas para consolidar los derechos laborales de las trabajadoras del sector”, señaló.

De acuerdo con Elva López Mourelo, especialista en mercados de trabajo inclusivos de la OIT en el país, “el aniversario de la ratificación del convenio 189 por parte de Argentina es una nueva oportunidad para que un público amplio pueda conocer más sobre el trabajo doméstico y los derechos que protegen a trabajadoras y empleadores”.

En esa línea, la especialista añadió: “Si bien el rol de las políticas públicas para el sector continúa siendo fundamental, la información y la formación son también herramientas para mejorar las condiciones de trabajo de quienes conforman este sector, mayoritariamente femenino”. De hecho, las mujeres representan a más del 95 por ciento del millón de trabajadores que conforman el sector en Argentina, que equivale al 17 por ciento de las mujeres asalariadas del país. Del total, solo 1 de cada 4 trabajadoras está registrada.

En la última década, Argentina ha implementado una serie de políticas para mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas e incluirlas en el marco de la protección social. A la reparación histórica, que implicó la sanción de la ley del sector en 2013 (Ley 26.844 “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares”), se sumaron diversas campañas de información e incentivos fiscales con el objetivo de promover el registro.

A su vez, la oficina de la OIT desarrolló un diagnóstico comprensivo para entender las particularidades del sector en el país. Así, investigaciones como Trabajadoras domésticas y protección social en Argentina: avances y desafíos pendientes y Cuando la expansión de derechos es posible: el diálogo social de las trabajadoras domésticas en Argentina –de la serie Documentos de Trabajo–, indagan sobre las razones que subyacen a la alta incidencia de la informalidad en el sector y ofrecen un panorama sobre la experiencia del diálogo social tripartito de las trabajadoras domésticas en Argentina, con un abordaje cualitativo que incluyó entrevistas con trabajadoras, empleadores e informantes clave. Al desarrollo de este diálogo social han contribuido en gran medida las actividades de la OIT, ya que  las publicaciones y los seminarios realizados por la organización siempre han recogido una mirada tripartita.

 

Además de la guía para trabajadoras y empleadores que esta semana se distribuirá en Constitución –y que fue reconocida como buena práctica en el marco de las Reuniones de Ministras de la Mujer del MERCOSUR–, la OIT desarrolló otros materiales de formación y difusión para distintos actores sociales, como manuales de capacitación, campañas de sensibilización, videos, entre otros.

Todo este trabajo contribuyó al fortalecimiento de las instituciones para lograr una mayor protección de las trabajadoras. De este modo, se informó al proceso que culminó con la sanción de la ley del sector en el país (Ley 26.844) y se acompañó a los actores sociales argentinos en los pasos para la ratificación del Convenio 189 y la implementación de la Recomendación 204, con un especial enfoque en los grupos más vulnerables.

 

Fuente: UPACP