Obligación de tener las llaves de las partes comunes

  • 867

Sólo podrán encontrarse en poder del trabajador encargado y del administrador, o la persona que éste designe.

Una consulta frecuente por parte de los administradores y que no pocas discusiones trae aparejadas con los propietarios es si el encargado del edificio tiene obligación de contar con las llaves de los espacios comunes. ¿Es posible que también las pueda detentar algún propietario?

El Dr. Alejandro A. Segura en su libro Régimen legal del trabajo en edificios pág. 204 textualmente dice:” Las llaves del sótano y controles del edificio sólo podrán encontrarse en poder del trabajador encargado y del administrador, o la persona que éste designe. De encontrarse su acceso en la vivienda del encargado, sólo podrán accederse en caso de emergencia. Resulta eficaz, a fin de prevenir eventuales perjuicios, en el caso de que terceras personas posean las llaves de espacios comunes, que el trabajador notifique fehacientemente dicha circunstancia al administrador deslindando responsabilidad”.

El encargado finaliza sus tareas en el horario que el consorcio le hubiera fijado y conforme lo normado por el Art. 23 del convenio colectivo, “el trabajador está obligado a pernoctar en la misma en las jornadas hábiles, (opinión del Dr. Bartolomé A: Orfila Consorcios , pág. 426 último párrafo) desprendiéndose que de producirse un acontecimiento extraordinario, tiene la obligación de prestar los auxilios que se requieran, en caso de peligro grave e inminente para las personas o para las cosas incorporadas al consorcio (Art. 89 LCT).

Por ende, debería contar con una llave para estos casos porque de este tema se trata, de casos extraordinarios, y conforme la colaboración prestada por el empleado en tales circunstancias deberá ser remunerada con el pago de horas extraordinarias.

La posición del Dr. Segura (Régimen legal del trabajo en edificios pág. 205 3.17 Auxilios y ayudas extraordinarias) al respecto es:”... No existe una disposición que obligue al encargado o personal con vivienda a permanecer en la misma durante su horario de trabajo. Incluso puede afirmarse que el derecho al descanso semanal le permitiría ausentarse a una vivienda de fin de semana, recreo, lugar turístico, pero, sin dudas cuando es ubicado en su vivienda no puede pretextar su descanso para evitar prestar el servicio”.


Vea noticias similares en IPS Consorcios / Temas prácticos.

Fuente: Diana C. Sevitz