Trabajo agrario: protección a la niñez

  • 216

El Programa Buena Cosecha brindará espacios de cuidado a niños y adolescentes a cargo de trabajadores agrarios que se desempeñen lejos de sus hogares.

Una normativa del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social publicada hoy en el Boletín Oficial plantea en sus Considerandos que en las zonas rurales se detecta el 60% del trabajo infantil de Argentina. Según esta norma, esos niños, niñas y adolescentes suelen  desempeñarse en tareas tales como la preparación de la tierra, la siembra y la cosecha, el cuidado de animales y cultivos, en la participación en las fumigaciones, el acarreo de agua o el acopiado de leña para su uso industrial o comercial. También analiza que, a la luz de la Convención sobre los Derechos del Niño, el trabajo infantil constituye una violación de los derechos humanos fundamentales, que obstruye el desarrollo infantil, contribuye a perpetuar la pobreza de una generación a otra, y a impedir la movilidad social basada en la educación y escolarización adecuadas. Por mandato del Convenio de la Organización Internacional del Trabajo 156, ratificado por la Ley 23.451, se debe lograr la erradicación del trabajo infantil y permitir que las personas con responsabilidades familiares que desempeñen o deseen desempeñar un empleo ejerzan su derecho a hacerlo, sin conflicto entre sus responsabilidades familiares y profesionales. Ante la realidad que viven trabajadores que se desempeñan en trabajos estacionales y/o en establecimientos alejados de sus respectivos domicilios reales -que en muchos casos deben movilizarse junto a sus familias-, resulta pertinente abordar y atender esta problemática y también lograr la erradicación del trabajo infantil y proteger el trabajo adolescente.
 
La Resolución M.T.E. y S.S. 477/21 (B.O. 19/8/21) creó el “Programa Buena Cosecha”, que tendrá por objeto:
 
1. la creación y/o el fortalecimiento de espacios de cuidado y contención (Centros buena cosecha) en todo el territorio nacional, destinados a menores de hasta dieciocho (18) años de edad a cargo de trabajadoras/es agrarias/os, o que se desempeñen en trabajos estacionales o en establecimientos alejados de sus respectivos domicilios reales; con el fin de erradicar el trabajo infantil y proteger el trabajo adolescente;
 
2. la mejora de las competencias laborales de trabajadoras/es agrarias/os, o que se desempeñen en trabajos estacionales o en establecimientos alejados de sus domicilios reales con niños/as y adolescentes a cargo.
 
Destinatarios
El programa estará desinado a trabajadores agrarios, o que se desempeñen en trabajos estacionales o en establecimientos alejados de sus domicilios reales con niños, niñas y adolescentes a cargo, y que reúnan los siguientes requisitos:  ser mayores de dieciocho (18) años o tener de dieciséis (16) a dieciocho (18) años cuando se desempeñen en tareas habilitadas para su edad; tener niños, niñas o adolescentes a cargo;  tener Documento Nacional de Identidad (D.N.I.), y  tener Código Único de Identificación Laboral (C.U.I.L.).
Los trabajadores destinatarios del Programa podrán acceder a cursos y/o acciones de formación del “Plan de formación profesional y continua”, a las “Acciones de entrenamiento para el trabajo”, al “Programa de Inserción Laboral”, al “Programa de empleo independiente y entramados productivos locales” y a otros programas o acciones de promoción del empleo.
 
Beneficiarios de la asistencia económica
El “Programa Buena Cosecha” brindará asistencia económica a organismos públicos provinciales y municipales, entidades representativas de trabajadores y de empleadores, y otras instituciones públicas o privadas sin fines de lucro, para su afectación a los siguientes destinos: 
• mejoras edilicias de los espacios físicos donde funcionarán los “Centros Buena Cosecha”
• equipamiento de bienes de capital para los “Centros buena cosecha” 
• cobertura de los gastos de traslado de niñas, niños y adolescentes entre sus lugares de alojamiento con sus familias y los “Centros Buena Cosecha
• contratación de recursos humanos (profesionales, docentes, maestranzas, etc.)
• adquisición de materiales áulicos para talleres, higiene personal y otros.
 

Fuente: Valeria Roldán