Coronavirus COVID-19

  • 1200

Para los trabajadores esenciales y exceptuados de cumplir el aislamiento será una enfermedad profesional.

El Gobierno publicó este martes un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) mediante el cual las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) deberán considerar al coronavirus como una enfermedad de carácter profesional.

Esto será para todas las actividades, especialmente en aquellas relacionadas con el área de salud, una de las más expuestas en el actual escenario de pandemia.

Se trata del decreto 367/2020 mediante el cual se dispuso que "la enfermedad Covid-19 producida por el coronavirus SARS- CoV-2 se considerará presuntivamente una enfermedad de carácter profesional".

Además, aclara que la resolución incluirá a "las y los trabajadores dependientes excluidos mediante dispensa legal y con el fin de realizar actividades declaradas esenciales, del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio", mientras que "se encuentre vigente la medida de aislamiento dispuesta por esas normativas, o sus eventuales prórrogas".

En ese marco, el DNU precisa que "las (A.R.T.) no podrán rechazar la cobertura de las contingencias", y deberán "adoptar los recaudos necesarios para que, al tomar conocimiento de la denuncia del infortunio laboral acompañada del correspondiente diagnóstico confirmado emitido por entidad debidamente autorizada, la trabajadora o el trabajador damnificado reciba, en forma inmediata, las prestaciones previstas en la Ley N° 24.557 y sus normas modificatorias y complementarias".

"La determinación definitiva del carácter profesional de la mencionada patología quedará, en cada caso, a cargo de la Comisión Médica Central (C.M.C.) establecida en el artículo 51 de la Ley Nº 24.241, la que entenderá originariamente a efectos de confirmar la presunción", señala uno de los artículos del DNU.

Además, indica que la Comisión Médica Central deberá establecer "la imprescindible y necesaria relación de causalidad directa e inmediata de la enfermedad denunciada con el trabajo efectuado en el referido contexto de dispensa del deber de aislamiento social, preventivo y obligatorio".

La Comisión podrá "invertir la carga de la prueba de la relación de causalidad a favor del trabajador cuando se constate la existencia de un número relevante de infectados por la enfermedad Covid-19 en actividades realizadas en el referido contexto".

A la vez, podrá determinarlo cuando "en un establecimiento determinado en el que tuvieren cercanía o posible contacto, o cuando se demuestren otros hechos reveladores de la probabilidad cierta de que el contagio haya sido en ocasión del cumplimiento de las tareas desempeñadas".

En el artículo 4 se dispone que se considerará que la enfermedad Covid-19 "guarda relación de causalidad directa e inmediata con la labor efectuada, salvo que se demuestre, en el caso concreto, la inexistencia de este último supuesto fáctico".

Según indica el DNU, esta presunción rige para los trabajadores del sector salud "hasta los SESENTA (60) días posteriores a la finalización de la vigencia de la declaración de la ampliación de emergencia pública en materia sanitaria realizada en el Decreto 260/20, y sus eventuales prórrogas".

 

El decreto establecerá las "modalidades requeridas a los efectos del reintegro por parte del FONDO FIDUCIARIO DE ENFERMEDADES PROFESIONALES de erogaciones efectuadas en cumplimiento de lo prescripto precedentemente y garantizarán el mantenimiento de una reserva mínima equivalente al DIEZ POR CIENTO (10%) de los recursos de este último, con el objeto de asistir el costo de cobertura prestacional de otras posibles enfermedades profesionales, según se determine en el futuro".

El DNU lleva la firma del presidente Alberto Fernández y de todos los ministros que integran el Gabinete nacional.

El DNU había sido anticipado por el ministro de Trabajo

La publicación del decreto había sido anticipada por el ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, al exponer a través de videoconferencia ante la Comisión de Trabajo de la cámara alta, en donde anticipó que el Poder Ejecutivo publicará entre esta noche y mañana un DNU para ampliar la cobertura de las ART al coronavirus, haciendo hincapié en los trabajadores de la salud.

"Está por salir un DNU para ampliar la cobertura de las ART a la enfermedad del coronavirus. Establecemos presunciones por tipo de actividad", anunció Moroni, quien agregó que el decreto "estará publicado esta noche o, a más tardar, mañana".

"Todos los trabajadores van a estar alcanzados, pero va a haber una presunción más favorable para los trabajadores de la salud", detalló.

A partir de la implementación de este decreto, las ART tendrán que adoptar los recaudos necesarios para que, al tomar conocimiento de la denuncia del contagio –acompañada del correspondiente diagnóstico por entidad debidamente autorizada–, la trabajadora o el trabajador damnificado reciba, en forma inmediata, las prestaciones correspondientes.

El ministro también defendió las medidas laborales implementadas para preservar la salud de la población frente al avance del coronavirus y consideró que la pérdida de empleos entre marzo y abril "no es extraordinaria", comparada con el mismo período del 2019.

Durante la videoconferencia de casi tres horas, Moroni también aseguró que el trabajo del gobierno nacional consiste en "mantener las unidades productivas" e indicó que "no hay empresas que queden afuera del sistema" de ayuda del Poder Ejecutivo Nacional.

Remarcó que otro de los objetivos del gobierno de Alberto Fernández, además de cuidar la salud de los argentinos, es "cuidar a los trabajadores" suspendiendo los desalojos, congelando las tarifas y disminuyendo las tasas de interés de las tarjetas de crédito.

Por otro lado, reconoció las dificultades para identificar a los beneficiarios del Ingreso Familiar Extraordinario (IFE) que se entregará, finalmente, a más de siete millones de personas, el doble de las previstas inicialmente.

"Es un universo complejo. Tenemos a los trabajadores formales y a los sectores que reciben planes sociales, y a esos dos los tenemos identificados. En el medio nos encontramos con los informales que no reciben planes, los que son a veces formales y a veces informales. Tenemos bastante poca interacción con ese universo", remarcó.

Moroni reflexionó que "el IFE nos enfrenta con la realidad argentina de tener diez o doce millones de personas en el sistema informal, por un lado, y un universo que desconocemos, por el otro".

Aseguró que esa ayuda está destinada a ser repartida en una sola ocasión, pero indicó que "si los hechos lo ameritan tal vez deba mantenerse ese beneficio un tiempo más".

Por otro lado, evitó anticipar cuáles serán las áreas de la producción que irán saliendo de la cuarentena obligatoria, aunque mencionó que la obra pública sería de las primeras.

"Debemos empezar paulatinamente. Tiene que darse una serie de condiciones donde se realiza esa actividad. El principal temor de todo esto no son las condiciones del trabajo, sino el modo de llegada a los empleos: el transporte público merece principal atención", destacó.

Sin embargo, afirmó que "el tema de la obra pública está dentro de aquellos sectores que se irán rehabilitando paulatinamente".

Moroni señaló que su cartera no interferirá con la modalidad de teletrabajo que muchos sectores están practicando durante la cuarentena, "sino sobre el tipo de trabajo que realiza el empleado y no por la herramienta que usa la empresa".

"Esto es una dispensa de asistir a los lugares de trabajo. Apelamos a la buena fe contractual entre los trabajadores y los empleadores", sostuvo Moroni.

Sin embargo reconoció que "la capacidad de inspección del ministerio es bastante baja por esta situación" y dijo que la cartera laboral "está trabajando con el 8% de su personal".

Acceda al Decreto 367/20 haciendo click aquí.

Fuente: IProfesional

Boletín de noticias

Suscribíte a nuestro Boletín de noticias

¡Quedemos conectados!