Contrato de trabajo: extinción

Por: Dr. Honorio Alberto Díaz

Cuando una relación laboral se termina, el trabajador tiene derecho a una indemnización. La Ley establece un mínimo.

Contrato de trabajo:  extinción

La legislación sobre la indemnización mínima por antigüedad no ha sido reiterativa en las sucesivas regulaciones. En el régimen originario de la Ley de Contrato de Trabajo se establecía que ese mínimo correspondía a dos meses de la mejor remuneración mensual, normal y habitual. Posteriormente, la Ley 25013/98 la fijó en la sexta parte del salario mensual. La determinación ahora en vigencia, de conformidad al texto de la Ley 25877/04, resulta intermedia entre el beneficio originario y la reducción posterior.

En el quinto y último párrafo del artículo 245 puede leerse: “El importe de esta indemnización en ningún caso podrá ser inferior a un mes de sueldo calculado sobre la base del sistema establecido en el primer párrafo”. Ese primer párrafo determina que el monto indemnizatorio resulta de un producto entre la mejor remuneración mensual, normal y habitual devengada en el último año de servicio y la cantidad de años laborados o fracción superior de tres meses. Se omite en esta nota el análisis del tope de la base de cálculo salarial que regulan los incisos segundo, tercero y cuarto del artículo 245, como así también la limitación de ese tope originada en el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, del 14-9-2004, recaído en autos “Vizzoti, Carlos”.

La actual redacción de la norma ha sido presentada como la búsqueda de una equilibrada relación entre el tiempo de servicio y el monto indemnizatorio. Con la cantidad mínima se procura preservar la garantía constitucional contra el despido arbitrario establecida en el artículo 14 bis. Esta afirmación fue criticada en doctrina entendiendo que su exigüidad configura una forma de alentar o facilitar el despido sin causa.

Fuente: Dr. Honorio Alberto Díaz