La CNV reglamentó la ley de mercado de capitales

En el marco de la sanción de la nueva Ley de Mercado de Capitales, la CNV aprobó el nuevo texto ordenado de las Normas.

La CNV reglamentó la ley de mercado de capitales

Con algunas semanas de retraso, finalmente la Comisión Nacional de Valores (CNV) culminó con la reglamentación de la ley del mercado de capitales, aprobada por el Congreso a fines de 2012 al publicar un texto, que tiene más de 700 páginas, que contempla profundas modificaciones a la operatoria bursátil y, entre otras cosas, incorpora como novedad que la CNV podrá, a pedido de algún interesado –ya sea director o síndico de una empresa–, no sólo concurrir a las asambleas de accionistas, como podía hacerlo hasta ahora, sino también participar de reuniones de directorio u otro órgano social.

El punto más temido por el empresariado es el artículo 20 de la ley, permite al órgano del Poder Ejecutivo intervenir en las empresas sin orden judicial previa y a requerimiento de un accionista minoritario.

La reglamentación técnica consta de 708 páginas y dispone nuevas potestades para que la CNV pueda concurrir a las distintas reuniones de los órganos colegiados de las sociedades emisoras.

Así consta en el artículo 20 del capítulo 2 del título 1, al establecer la misión y las funciones “del funcionario de la Comisión que concurra a las asambleas y reuniones de otros órganos sociales”. En la práctica, ese “otros” habilita al enviado a participar en reuniones de directorios y cualquier otro organismo colegiado, indicaron en la CNV.

“La concurrencia del veedor a las reuniones de los órganos de administración y fiscalización deberá efectuarse por petición fundada del interesado”, dice el artículo.

Esa “petición” está restringida a participaciones accionarias tales que puedan incorporar directores y síndicos.

Según ese artículo de la reglamentación, el funcionario de la CNV deberá verificar el cumplimiento de las formalidades legales y estatutarias y que la asamblea o reunión se celebre en orden y se respete el derecho de los asistentes.

También podrá ordenar el inicio de la asamblea cuando se demore sin motivo, pedir orden si es que la reunión se sale de su cauce y solicitar el libro de actas.

El temido artículo 20 de la ley 26.831 faculta a la CNV a designar veedores con facultad de veto de las resoluciones adoptadas por los órganos administrativos de las empresas, a separar a los órganos de administración por hasta 180 días y a nombrar administradores por ese tiempo.

La nueva normativa no abunda en esa facultad, agregó el matutino ya que no agrega “letra chica”, pero deja todo en los términos “amplios” que planteó el decreto 1023, del pasado 1 de agosto.

Esa norma estableció que la CNV podrá intervenir cuando “considere estar frente a un peligro de extrema gravedad para los derechos de los accionistas minoritarios”, y dispuso que un tenedor de 2% de las acciones o más puede solicitar al organismo que tome cartas.
Semanas atrás, un accionista minoritario del Grupo Clarín consiguió una cautelar que suspende la aplicación de esa parte del artículo 20 para la empresa.

La CNV advirtió que no contemplaba su aplicación, pero Clarín sospecha que el Gobierno lo utilizará para intervenir la empresa, remarcó El Cronista.

“Se habla mucho del castigo del artículo 20, pero no hay casos de conflictos en las empresas en las que el Estado tiene un director. No hay en la CNV ningún ánimo persecutorio. Por el contrario, la intención de la cnv es promover el acceso de las empresas a la Bolsa”, dijo al mencionado diario el presidente de la CNV, Alejandro Vanoli.

“El Estado da un incentivo muy poderoso a las empresas para estimular el ingreso a la oferta pública, al eximir la compraventa de sus títulos del impuesto a las Ganancias”, agregó el funcionario.

Fuente: IProfesional