Deducción por hijo

Por: Dra. Victoria S. Reinoso

Qué novedades tiene, para los trabajadores en relación de dependencia, la nueva versión del servicio SiRADIG.

Deducción por hijo

Mediante la publicación de la RG 4286, de fecha 27/7/2018, AFIP establece dos modificaciones en la forma de informar a través del servicio SIRADIG, en lo concerniente a la deducción por hijo, en el cálculo de la retención del impuesto a las ganancias por las rentas obtenidas del trabajo personal ejecutado en relación de dependencia. Se incorpora la obligación de comunicar por parte del empleado las siguientes circunstancias:

1. Si se perciben prestaciones del régimen de asignaciones familiares por la deducción de cargas de familia que tenga derecho el trabajador.

2. Si se informa quién ejerce la responsabilidad parental de los hijos, a efectos de habilitar la deducción por hijo establecida.

Se trata de un cambio sustancial en la forma de computar la deducción por hijo, con proyección en la liquidación del impuesto a las ganancias, a partir del período fiscal 2018, y alcanza a todos los sujetos pasivos personas humanas y sucesiones indivisas. Se debe aplicar retroactivamente a Enero 2018, por lo que se deberá actualizar la información para que se lleve a cabo el ajuste correspondiente.

Recordemos, que son deducibles los hijos, descendientes en primer grado de una persona, así como también los adoptados de acuerdo a la legislación vigente. También al hijo que trae cualquiera de los casados al nuevo matrimonio: hijastro o hijastra.

En todos los casos, la persona debe haber nacido (no son deducibles los hijos por nacer).

Las uniones convivenciales no generan vínculo de parentesco.

A partir de ello, el legislador en la ley de impuesto a las ganancias impone requisitos que debe cumplir la carga de familia (en nuestro caso, el hijo) vinculada con el sujeto pasivo que pretenda usufructuar la deducción personal por hijo, a saber:

- Encontrarse a cargo económicamente, esto es contribuir a su manutención.

- Tener edad hasta los 18 años; en cuanto al hijo incapacitado para el trabajo, sin límite de edad.

- Ser residente en el país.

- No tener ingresos, por cualquier concepto, que superen el mínimo no imponible del período.

La reforma crea un reconocimiento del derecho a la deducibilidad a “quien posea la responsabilidad parental en los términos del Código Civil y Comercial de la Nación”. Además, se establece una suerte de proporcionalidad al 50% cuando la mencionada responsabilidad parental “…sea ejercida por los dos (2) progenitores y ambos perciban ganancias imponibles…”, y una opción de los beneficiarios de la deducción para que esta sea gozada por uno de los progenitores.

De tratarse de hijo incapacitado para el trabajo, la deducción “será computada por el pariente más cercano que tenga ganancias imponibles y a cuyo cargo esté la citada carga de familia”. Se agrega otro supuesto cuando los progenitores obtengan ganancias imponibles y lo tengan a su cargo: “cada uno podrá computar el cincuenta por ciento (50%) del importe de la deducción o uno de ellos el ciento por ciento (100%) de dicho importe”.

El esquema sería el siguiente:

Computa

Hijo

Hijo incapacitado

Beneficiario de la deducción

Quien posea la responsabilidad parental

Pariente más cercano que tenga ganancias imponibles

Supuestos opcionales

2 progenitores

50% cada uno

50% cada uno

1 progenitor

100%

100%

 

Se entiende por responsabilidad parental al “conjunto de deberes y derechos que corresponden a los progenitores sobre la persona y bienes del hijo, para su protección, desarrollo y formación integral mientras sea menor y no se haya emancipado”.

La definición del codificador es casi idéntica a la de su antecesora referida a “patria potestad” (Código de “Vélez”). En realidad, esta expresión comparte con la “responsabilidad parental” su esencia y significado. Diríamos que es casi un cambio terminológico, con el mismo sentido jurídico, que trajo el nuevo Código Civil y Comercial.

Respecto de Asignaciones familiares, la Ley 27160, estableció la incompatibilidad de percibir las prestaciones del régimen de asignaciones familiares, junto con el usufructo de la deducción por hijo (o cónyuge), previstas en la ley de impuesto a las ganancias.

El decreto 702/2018 estableció, con vigencia a partir de setiembre de 2018, las condiciones y los montos de los límites de ingreso que habilita la percepción de las asignaciones familiares con el valor de la base imponible previsional.

El contribuyente del impuesto a las ganancias excluido de las asignaciones familiares con causa en el nivel de montos percibidos de remuneración, así como también el que voluntariamente renuncie a su percepción, en la medida en que cumpla con los requisitos de la ley tributaria, podrá computar la deducción por hijo.

Se entiende por responsabilidad parental al “conjunto de deberes y derechos que corresponden a los progenitores sobre la persona y bienes del hijo, para su protección, desarrollo y formación integral mientras sea menor y no se haya emancipado”.

La definición del codificador es casi idéntica a la de su antecesora referida a “patria potestad” (Código de “Vélez”). En realidad, esta expresión comparte con la “responsabilidad parental” su esencia y significado. Diríamos que es casi un cambio terminológico, con el mismo sentido jurídico, que trajo el nuevo Código Civil y Comercial. 

VIGENCIA, APLICACIÓN Y PLAZO PARA INFORMAR. NUEVA VERSION SIRADIG.

La vigencia de la RG 4286 es a partir de su publicación, siendo de aplicación para el período fiscal 2018 (retroactiva en el año).

El plazo para informar se estableció a partir del 3 de setiembre de 2018 y hasta el vencimiento del plazo previsto para la presentación del formulario 572 web que, para el primer período fiscal de vigencia de los nuevos criterios, ocurriría el 31 de Marzo de 2019.

Su efecto retroactivo en el período fiscal 2018 determinará diferencias en el impuesto a retener.

 

Ver Resolución General A.F.I.P. 4.286/18

Fuente: Dra. Victoria S. Reinoso