Río Cuarto – Venta ambulante

  • 282

En la Municipalidad de Río Cuarto no podrá haber ningún puesto fijo o semifijo en la vía pública desde el 1 de septiembre.

La ordenanza que prohíbe la venta ambulante en el municipio fue aprobada en el año 2011, pero hace muy pocos días se promulgó el decreto que pone en vigencia la prohibición.

El Dto. 1.085/13 le pone fecha a la prohibición de la venta ambulante en la ciudad establecida por la Ordenanza 1.104/11: desde el 1 de septiembre no podrán realizarse actividades comerciales en la vía pública.

Desde el 10 de junio de 2011, cuando se aprobó la ordenanza citada –que regula la venta callejera–, el Gobierno advirtió que sacarían los puestos comerciales de la vía pública, pero nunca avanzó con la medida. Ahora, la decisión es oficial.

El art. 5 de la Ordenanza 1.104/11 prohíbe la realización de actividades comerciales en la vía pública, ya sea en puestos fijos, semifijos con instalaciones desmontables; quedan exceptuados de esta medida los puestos de kioscos de diarios y revistas.

¿Qué se hizo en estos dos años?

Desde 2011 hasta la fecha, el municipio intentó la reinstalación de los puesteros por medio de la apertura de la feria El Progreso. Pero los resultados no fueron positivos.

Según un estudio de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en la ciudad hay 52 puntos de venta callejera, lo que representa un comercio informal cada 2.972 habitantes.

La Ordenanza 1.104/11 establecía la prohibición con posterioridad a la realización de una serie de acciones, a saber:

– Preveía el programa de relocalización para los puestos comerciales en la vía pública.
– El Concejo fijó un mecanismo para controlar cómo se iba produciendo esa reubicación.
– El Ejecutivo debía informar al Legislativo cómo se iba cerrando cada acuerdo con los puesteros y qué montos se definían como préstamos o subsidios para ellos.

Para permitir el traslado a la feria El Progreso se había determinado que el Estado les haría aportes a los vendedores, así, les facilitaría la inversión inicial.

¿Por qué se promulgó ahora la entrada en vigencia de aquella ordenanza?

Resulta que a raíz de una demanda iniciada por un grupo de vendedores, se solicitó una medida cautelar que suspendiera la ordenanza y les permitiera a los comerciantes seguir operando en la vía pública. Este grupo de vendedores, alegó, además que se sentían perseguidos por los operativos de los inspectores y de la policía.

A partir de ese fallo, representantes del Centro Empresario, en reunión con miembros del Gobierno municipal, reclamaron a abrirle la puesta en práctica de la ordenanza.

Después de ese encuentro, el funcionario municipal declaró que el Ejecutivo ya había cumplido con todos los pasos establecidos por la ordenanza y que sólo quedaba poner en vigencia la prohibición.

La reglamentación que firmó el intendente alcanza a todos los vendedores, incluso los históricos. Las únicas alternativas que plantea el Gobierno siguen siendo la feria El Progreso, el Paseo del Viejo Mercado y las ferias itinerantes que se hacen todas las semanas en un barrio diferente de la ciudad.

Fuente: Gisela Gómez

Boletín de noticias

Suscribíte a nuestro Boletín de noticias

¡Quedemos conectados!