Música, películas y libros por Internet

Los suministros de bienes y servicios a través de Internet comenzarían a pagar IVA

Música, películas y libros por Internet

Este mes comenzará a conocerse la letra chica -la reglamentación- de varios aspectos de la reforma impositiva.

Así empezarán a ser implementados, por ejemplo, la aplicación del IVA a servicios digitales (como Netflix, Spotify y Airbnb, entre otros), de Ganancias a no residentes (por ejemplo, a los extranjeros que compran Lebac), la reducción del impuesto al cheque y el revalúo impositivo y contable.

El primer punto del paquete oficial que ya está en acción es el nuevo sistema impositivo aplicado a los combustibles. En tanto, los cambios en las contribuciones patronales esperan aún el nuevo aplicativo de la AFIP para poder ser activados.

Además, las multinacionales de la cerveza en la Argentina esperan que la reglamentación -o un decreto específico- impulse una rebaja del impuesto interno del 14% al 10 por ciento.

Pese a que la reglamentación de la reforma depende de la AFIP, en ese organismo señalaron a La Nación que todavía esperan "los lineamientos" de Hacienda para avanzar en las normas que deben publicarse finalmente en el Boletín Oficial.

La reglamentación del "IVA Netflix" buscará implementar un mecanismo a través del cual se aplicará el gravamen sobre los servicios digitales prestados por sujetos del exterior.

Según informaron en Hacienda, el impuesto será percibido e ingresado por el intermediario local que intervenga en el pago del servicio. Específicamente, esos agentes serán los bancos y los operadores de tarjetas de crédito, que retendrán el impuesto en la liquidación a sus clientes.


También se reglamentará este mes la aplicación del impuesto sobre determinadas rentas financieras percibidas por sujetos no residentes, por ejemplo a los rendimientos de las Lebac.

En este caso, existe un apuro oficial obvio: todo extranjero que compra una Lebac genera un rendimiento y hasta ahora se va sin pagar el gravamen. Son ingresos que pierde un fisco con un fuerte déficit. Como se trata de un impuesto anual, la persona física que reside en el país puede esperar.

Además, el Gobierno apurará la letra chica del revalúo impositivo y contable. En ese sentido, se efectuarán aclaraciones muy esperadas por los contadores para poder, con algunas condiciones, rehabilitar el ajuste por inflación de los balances.

Además, se establecerá la fecha de vencimiento para ejercer la opción de revaluar los bienes a fines fiscales y el pago del impuesto especial sobre el revalúo. Se trata de una de las apuestas a la hora de asegurar el cumplimiento de la meta fiscal 2018.

Fuente: IProfesional