Reforma laboral

¿Cuáles son las expectativas del gobierno nacional en relación con este tema que se debatirá próximamente en el Congreso?

Reforma laboral

Para asegurarse el apoyo del sindicalismo y PJ desde el Poder Ejecutivo nacional no sólo resolvieron enviar al Congreso "varias leyes" de reforma laboral sino que además establecieron que cada uno de los proyectos contenga medidas que tienen consenso mayoritario, como el blanqueo laboral y la formación profesional, en combinación con otras más resistidas.

El presidente Mauricio Macri apenas brindó algunos indicios en su discurso ante la Asamblea Legislativa sobre la táctica que el oficialismo llevará adelante en el terreno parlamentario para lograr la aprobación de la reforma laboral.

Destacó la necesidad de extender la licencia por paternidad y solicitó avanzar con el "blanqueo laboral", el cual contempla algunos beneficios para los empleadores que mantuvieron a sus trabajadores en negro. Por el contrario, evitó detenerse en otros puntos más conflictivos de la iniciativa original.

"La reforma laboral no va a ir en un sólo proyecto. La idea es que en cada proyecto haya un tema que es más aceptado con otro que es más resistido", confió un ministro a BAE Negocios. Puntualizó que "si se aprueba el 70% de la reforma" en el Gobierno nacional estarán "conformes" y aseguró que "las conversaciones con el PJ están avanzadas".

El diálogo también es "permanente" con un sector de los dirigentes sindicales, en especial con quienes decidieron no ser parte de la movilización que encabezó el líder de Camioneros, Hugo Moyano, el 21 de febrero último.

En la Casa Rosada apuestan a que finalmente el presidente del bloque de senadores Justicialista, Miguel Ángel Pichetto, apoyará la reforma laboral en su nuevo formato, a pesar de que hasta el año pasado se mostró un poco reticente a tratar la propuesta oficial debido al rechazo del triunvirato de la CGT.

 

Sin embargo, la actual grieta en la central obrera, sumado a la decisión del Ejecutivo nacional de dejar para lo último el tratamiento de la rebaja de las indemnizaciones, los nuevos contratos de los trabajadores y las pasantías, podría hacer cambiar de opinión al dirigente peronista, según fuentes de Balcarce 50.
A su vez, desde el Gobierno sostienen que al peronismo le será más difícil rechazar la reforma laboral si en cada uno de los proyectos que llegue al recinto hay al menos un ítem que cuenta con consenso general, aún cuando esté acompañado por otro más cuestionado. Será tarea del titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, establecer la combinación de temas en cada norma.

 

A modo de autocrítica, un integrante del Gabinete planteó que las dificultades para discutir la reforma laboral en las sesiones extraordinarias de diciembre pasado tuvieron más que ver con ciertos errores al momento de presentar el proyecto en sociedad que con la letra del texto.

 

"Dejamos que se construyera el mito de la reforma laboral y la previsional. Ninguna existe en sí misma", apuntó el funcionario para dejar asentado que apenas se trata de un puñado de "cambios" que lejos están de las reformas integrales que a Macri le gustaría hacer.

Fuente: IProfesional