Marcha del 21F: el día después

¿Qué reclamaban los manifestantes? ¿Cuál fue el nivel de adhesión? ¿Qué se espera en el futuro?

Marcha del 21F: el día después

Si bien varios gremios importantes de la CGT no acudieron a la marcha fogoneada por el líder camionero Hugo Moyano, una multitud se concentró en la avenida 9 de Julio en protesta al gobierno de Mauricio Macri.

Según los organizadores, cerca de 400.000 personas participaron de la movilización, con un fuerte protagonismo del gremio que dirige Moyano, lo cual se pudo vislumbrar desde las primeras horas de la mañana cuando se comenzó a llenar la avenida porteña.

Esa concurrencia "camionera" se percibió en el ruidoso acompañamiento que recibieron los dichos de su líder, quien negó que la movilización tuviera como objetivo eludir las causas judiciales en su contra, a la vez que llamó a los trabajadores a "prepararse" para las elecciones, porque "los gorilas no pueden estar más" en el poder.

No obstante, desde la Policía Federal estimaron que hubo entre 80.000 y 90.000 personas en la zona, un cálculo similar al que manejan en la Rosada, que ubicaron la cifra entre 60.000 y 100.000.

"No tengo miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si la Justicia cree que tengo que ir. No tengo miedo de que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores, lo digo de corazón", remarcó el líder de Camioneros, disparó Moyano.

Además, el líder sindical le recordó a Macri que "toda victoria es relativa y toda derrota es transitoria", y continuó: "Por eso, preparémonos los trabajadores para cuando sea el momento. Los que se puedan haber equivocado, que reflexionen, los gorilas no pueden estar más".

En tanto, resaltó que la movilización contra el gobierno fue "pacífica" y no buscó "amenazar", al tiempo que sostuvo que los trabajadores no son "desestabilizadores".

"No somos antidemocráticos, que se queden tranquilos, pero sí somos luchadores y vamos a luchar incansablemente", agregó.

Antes que Moyano habló el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, quien consideró que tras cada marcha el Gobierno "interviene un sindicato o abre una causa" contra algún sindicalista, a través de "jueces amigos".

"Sabemos que cada vez que salimos a la calle este gobierno con algún juez amigo interviene un sindicato, abre una causa. Por eso bancamos a Moyano, a (Roberto) Baradel, y les decimos que si quieren buscar delincuentes, ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50", enfatizó Yasky.

A su turno, el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, alentó la posibilidad de un paro nacional si no hay respuestas del gobierno nacional a los reclamos de las centrales obreras y llamó a mostrar "la unidad dentro de la diversidad".

"Volvámonos a juntar pronto si no hay respuestas, mostremos la unidad dentro de la diversidad para decirle basta a estos tipos", resaltó Micheli, al hablar de un "paro nacional".

Fuente: IProfesional