Cifras del último San Valentín

Este año se gastaron $ 645 millones. Las cantidades vendidas cayeron 2%.

Cifras del último San Valentín

San Valentín movilizó $ 645 millones este año. Si bien existió casi la misma cantidad de festejantes que en 2017, se registraron menos niveles de consumo. Se estima que muchas personas festejaron el fin de semana largo. “Este año, al caer tan cerca del feriado, la fecha perdió adeptos para celebrar en el día oficial; sin embargo, San Valentín es un día comercial que sigue cobrando relevancia”, dijo Fabián Tarrío, presidente de CAME.

San Valentín 2018 vino con mucho amor y poco consumo. Es que este año el festejo cayó a mitad de semana y muy pegado a un fin de semana extra largo récord, lo que le restó liquidez para gastos.

Se estima que 1.290.000 personas habrían festejado el miércoles 14, un 2,1% más que el año pasado, generando un gasto total de $ 645 millones sólo por los regalos realizados entre parejas y enamorados. Si no hubiera sido por cómo se pegó al feriado, la fecha hubiera finalizado mucho mejor.

Según los comercios consultados, las ventas de bienes y servicios vinculados a esa festividad (medidas en cantidades) cayeron 2% frente a San Valentín 2017.

Se vendieron bien rubros de menor valor como ‘Flores y plantas’, ‘Bombones y golosinas’, o ‘Perfumería y cosméticos’. En cambio, hubo menos consumo que el año pasado en ‘Indumentaria, lencería, ropa interior y calzados’, ‘Joyerías o bijouterie’, ‘Bazar y regalos’. Y definitivamente no fue una buena fecha para ‘Hoteles, días de campo y spa’, aunque el buen movimiento del fin de semana hizo pasar más desapercibida la baja demanda. Lo mismo sucedió en ‘Restaurantes, casas de comida, desayunos y cenas a domicilio’, donde este año se registraron menos reservas que en 2017.

Según los relevamientos realizados por CAME entre 450 comercios del país y por Focus Market entre 2.842 consumidores, el gasto por persona rondó los $500, un 11,1% por encima de San Valentín 2017. No obstante, si bien el gasto total fue 13,5% mayor al del año pasado ($645 millones en 2018 vs. $568,3 millones en 2017), si se quita el efecto inflacionario de un 25% anual aproximadamente a febrero, el consumo habría caído este año 9,2% a precios constantes frente a la misma fecha del año pasado. Hay que tener en cuenta que en 2017 sucedió algo similar: San Valentín cayó martes y muchas parejas ya habían festejado por anticipado el fin de semana, pero ahora ese efecto se notó más.

Hubo mucho marketing en medios gráficos, virtuales y televisivos, y eso fue muy importante para darle entusiasmo a la fecha. Además, reconocidos personajes mediáticos se sumaron a resignificar el festejo por las redes sociales, invitando a la población a sumarse. Pero igual, las ventas no alcanzaron a reaccionar.

Internet fue un gran captador del consumo del día del amor este año, y canalizó el 32% de las ventas, según la encuesta de Focus Market, mientras que otro 32% se realizó en comercios de centros comerciales y barrios. Menos significancia tuvieron los supermercados y shopping.

Consideraciones generales

• Desde hace muchas décadas que en EE.UU. y la mayoría de los países europeos el ‘Día de los Enamorados’ es una fecha trascendente para la actividad comercial. En la Argentina es más reciente, viene creciendo fuerte desde hace diez años en cantidad de público que festeja, aunque todavía comercialmente no tiene tanta relevancia.

• En 2018, apenas terminado un fin de semana largo de 4 días, 1.290.000 personas salieron a celebrar. Para los comercios cada una de estas fechas son oportunidades que se abren para mover las ventas. Este año ese movimiento tuvo menos dinamismo que cuando cae viernes, sábado o domingo (o un miércoles pero sin feriados cercanos), pero igual fue bien recibido por los comercios.

• No es una fecha dónde sólo festejan adolescentes, sino que hoy alcanza a todos los rangos etarios de la población.

• Este año prevalecieron regalos simbólicos, como una tarjeta o un simple encuentro con una golosina en la mano. Pero no faltaron los más tradicionales como flores, plantas, bombones, un oso de peluche, alguna fantasía, entradas para el cine, una botella de champagne o la tradicional cena.

• Un rubro que tuvo buena venta este año fue ‘Flores y Plantas’, donde las cantidades vendidas crecieron 2,2% frente a 2017. Fue el único rubro relevado que subió, y en parte tiene que ver con que por un precio bajo se hacía un buen regalo. Para muchas parejas, obsequiar flores fue como formalizar en el día algo que ya se había festejado el fin de semana largo. Por ejemplo, un ramo de flores surtidas (flores silvestres con rosas o lilium) se podía conseguir por $300, una docena de rosas (rojas o color – 50 cm) por $200, o una vara lilium por $50.

• Otro regalo buscado en la fecha fueron ‘Bombones y golosinas’, que se mantuvieron en niveles similares al año pasado, según los comercios consultados. Por ejemplo, una buena caja con 18 unidades de bombones se podía conseguir por $240. Para los que buscaron algo más importante, por $950 se podían llevar una caja de bombones 25 unidades + un globo de corazón de helio + un champagne con 2 copas. 

• No tuvo un buen año ‘Hoteles, Días de campo y Spa’, donde la demanda cayó 7,7% frente a San Valentín 2017. Ya el año pasado no había sido un rubro muy buscado en esta fecha porque había caído martes, y este año sucedió algo similar: cayó a mitad de semana y post feriado.

La historia de San Valentín

Los festejos de San Valentín se remontan al siglo III, cuando se celebraban las fiestas romanas de Lupercalia, un rito de alto contenido sexual en honor al dios Lupercus de la fertilidad. El atractivo principal de esta fiesta era la rifa de mujeres, que permitía que cada hombre tuviera con quién divertirse durante 12 meses, hasta el 15 de febrero del año siguiente, cuando se realizaba nuevamente el festejo y el sorteo.

Pero en el año 496, como un acto de protesta frente a ello, el Papa Gelasius I adelantó las fiestas de Lupercalia del día 15 al 14 para revalorizar el amor y frenar lo que consideraba un festival pagano. Se nombró a Valentín como el Patrón de Amor y a partir de entonces esa fecha fue denominada ‘Día de San Valentín’.

Pero ¿por qué San Valentín, un sacerdote nacido en Roma a mediados del siglo III, fue elegido como ‘Padre del Amor’? Hay distintas versiones y leyendas sobre esa elección. La más difundida es que Valentín era el gran protector de los enamorados ya que, en tiempos en que la religión cristiana era perseguida y el emperador romano Claudio II prohibió el casamiento de los hombres jóvenes pensando que siendo solteros serían mejores soldados, a escondidas Valentín unía en matrimonio a las parejas bajo el ritual de la Iglesia.

Cuenta la historia popular que finalmente Valentín fue castigado y ejecutado el 14 de febrero del año 270. Pero en su tiempo en prisión, su carcelero lo desafió a curar la ceguera de su hija, de quien Valentín además de devolverle la vista, se enamoró. Antes de morir, el sacerdote le envió a su amada un mensaje de amor firmado ‘de tu Valentín’. Este mensaje quedó en el folklore popular y en muchos países las tarjetas de San Valentín se denominan ‘valentines’.

Los festejos del ‘Día de los Enamorados’ eran inicialmente muy populares en los países de habla inglesa, como EE.UU., Inglaterra y la mayoría de las naciones europeas. Pero con el tiempo se fueron difundiendo en todo el mundo, llegando a poblaciones con culturas y costumbres muy diferentes, entre ellas, la Argentina.

Antiguamente el regalo común en San Valentín eran simples poemas y mensajes románticos, y en muchos pueblos se realizaban juegos sociales para que hombres y mujeres solteros se conocieran y naciera ese día el amor. Sin perder el sentido, hoy San Valentín ha logrado convertirse en un disparador de ventas para millones de comercios, que cada vez con mayor anticipación comienzan los preparativos para el ‘gran día del amor’.

Fuente: CAME