Aceite de oliva

Se produce en el norte de nuestro país, generalmente en pequeños establecimientos atomizados, y se exporta el 70 % de lo que se elabora.

Aceite de oliva

Nuestro país produce unas 32 mil toneladas anuales de aceite de oliva, principalmente en las provincias de Mendoza, San Juan, La Rioja y Catamarca. Si bien se exporta prácticamente el 70 % de esa cantidad, el resto conforma la principal y, hasta hace poco casi única, fuente de abastecimiento de aceite de alta gama, en el caso de los virgen extra, para el mercado local.

Resultado de imagen para aceite de oliva

En este rubro en particular, tanto la producción como la comercialización se encuentran atomizadas. Ello explica la presencia fundamental de pequeñas e incluso microempresas dentro de su cadena de valor. En el caso de la mendocina Siete Caminos, por ejemplo, se trata de una empresa familiar que vendió, en la primera etapa del año, unos 400 litros mensuales de aceite de oliva virgen extra, que comercializa a US$ 7, 50 en litro. Ello significó una ampliación del 35 % en la demanda. 
“La calidad de nuestros aceites comienza a partir del cuidado que personalmente brindamos al olivar, manteniendo como premisa la sanidad de las aceitunas. La variedad predominante en nuestros cultivos es la arbequina, que se caracteriza por su aroma y sabor suave y frutado, con un picor poco invasivo. Como nuestra fábrica está muy cerca de los olivos, la molienda es casi inmediata luego de la cosecha”, precisa Carolina Zamarbide, socia del proyecto.

La iniciativa encuentra en las ferias de productos agrícolas su principal canal de comercialización. “También solemos participar de rondas de negocios con ejecutivos de supermercados para obtener mejores condiciones de contratación. Esperamos seguir ampliando nuestra red de distribución y mantener la calidad de nuestro producto, ya que  a nuestro criterio, es la única forma de posicionarnos como marca”.

Nuevos orígenes y productos

De un tiempo a esta parte, no solo el aceite de oliva virgen extra compite en el mercado de alta gama. En este proceso de diversificación tanto de regiones elaboradoras como de productos, se suman nuevos tipos de aceites, al menos para la Argentina. Es el caso del proveniente de la canola, a partir de la semilla de la planta homónima, que sí se emplea muy extendidamente en el norte de Europa.

En Villa Elisa, provincia de Entre Ríos, la firma Hambis produce un aceite menos ácido y de sabor mucho más suave que otros productos de su tipo, además de contener la mitad de las grasas saturadas y hasta diez veces más Omega 3, en comparación con el de oliva, según destacan en el emprendimiento.

Con un promedio de ventas de 1.500 litros mensuales en lo que va del año, la firma comercializa su aceite en dietéticas, supermercados y mercados de productos naturales.

Fuente: CAME