Saladitas

En la Ciudad, se observó una leve reducción en el número de ferias internadas o multipunto, en comparación con el año anterior.

Saladitas

Según se desprende de un relevamiento efectuado durante el mes de julio por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), se registró una leve reducción en el número de ferias internadas o multipunto (popularmente conocidas como “saladitas”) en las áreas relevadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires –con respecto a la medición de un año atrás–.

En concreto, en el relevamiento se detectó un total de 63 ferias internadas (un 3% menos que en la medición del año pasado). Tuvieron una superficie promedio aproximada de 985 metros cuadrados y una cantidad promedio de puestos cercana a 600.

El principal foco, de 23 ferias, se ubica en el barrio de Floresta, y comprende la Avenida Avellaneda, la calle Bogotá y calles aledañas. El segundo puesto corresponde al foco ubicado en la zona conocida como Once, perteneciente al barrio de Balvanera, donde se ubican 18 ferias. En Liniers se contabilizaron 8 ferias y en el barrio de Flores, 5. En Constitución de detectaron 3, en Retiro 2, –al igual que en San Nicolás –, una en Caballito y una en Villa Crespo.

Analizando los rubros comercializados, se observó un claro predominio de Indumentaria y calzado. De hecho, se posicionó como el rubro más comercializado en prácticamente la totalidad de las ferias. Otro rubro destacado fue Alimentos y Bebidas, que ocupó la primera posición en algunos predios. Esto entraña un potencial riesgo para la salud, dado que a menudo los puestos no cuentan con las condiciones de higiene apropiadas para la elaboración, conservación o venta de este tipo de bienes.

La comercialización de productos falsificados o de dudoso origen fue detectada en el 52% de las ferias. Adidas, Nike y Puma estuvieron entre las marcas más afectadas.

En lo que respecta a condiciones de seguridad e higiene, buena parte de los predios cuentan con significativas falencias. Se destaca el hecho de que el 59% de las ferias no cuenta con salidas de emergencia o alternativas. Por otra parte, el 25% de los predios presentó claras deficiencias en las condiciones de limpieza. Un panorama algo mejor se detectó en lo relativo a la disponibilidad de agua potable, dado que el 85% de los predios contaba con ese suministro, en tanto que el 82% de las ferias contaba con sanitarios para el público. Por último, en lo referido a matafuegos, debe señalarse que el 26% de los predios carecía de ellos.

Por último, en lo que hace a comercialización de productos sensibles, debe señalarse que no se detectó venta de animales vivos ni productos de pirotecnia –aunque esto último puede deberse a cuestiones estacionales, dado la lejanía de las fiestas de fin de año, momento en el cual la venta de estos artículos suele mostrar un notorio auge–. Tampoco se detectaron en esta oportunidad juegos de azar ni apuestas.

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios, siguiendo una trayectoria de combate contra la ilegalidad en el sector, pone particular atención en las ferias internadas, dado que, tal como se detectó en este informe, éstas suelen ser reductos de falsificación y evasión, entre otras prácticas ilegales. Es en este contexto que la Cámara manifiesta firmemente la necesidad de que exista competencia leal, donde toda actividad comercial se lleve a cabo sujeta al cumplimiento de las leyes y regulaciones, tanto en materia laboral, fiscal y de seguridad.

Para descargar el PDF con el informe de CAC haga clic aquí

Fuente: CAC