Pagos con débito

Parte del arancel que se les cobra a los comercios por usar esos sistemas aún es alto.

Pagos con débito

Ante la información difundida por algunos medios, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) muestra su preocupación ante la eventual falta de cumplimiento por parte de Prisma (Visa) de la disposición del Banco Central de la República Argentina referida a la reducción de las tasas de intercambio del sistema de tarjetas de débito y crédito. Estas “tasas de intercambio” son la parte del arancel cobrado a los comercios y que los bancos reciben de las tarjetas en las transacciones hechas con crédito y débito. Así es que, a partir del 1° de abril, estas tasas deberían haber tenido un tope del 1% para las tarjetas de débito y del 2% para las de crédito, según dicta la disposición. No obstante, la principal operadora del país, y que a su vez es propiedad de los 14 principales bancos, habría aducido “problemas técnicos” para modificar las alícuotas, lo que incumpliría de manera evidente la disposición de la autoridad que los regula.

La resolución del BCRA está en línea con lo que la CAC viene reclamando desde hace más de dos años y que resultó en una denuncia presentada por la Entidad empresaria contra Prisma ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Una elevada tasa de transferencia (antes de esta disposición, representaba el 95% del arancel que se les cobra a los comercios) hace que la rentabilidad de cualquier empresa de adquirencia (el que otorga la marca de la tarjeta) sea mínima y no incentive la aparición de nuevos operadores. En este sentido, la decisión del BCRA de bajar la tasa de transferencia tiende a generar un escenario más competitivo en este mercado.

La medida es complementaria a la modificación de la Ley de Tarjetas de Crédito (aún no sancionada por el Congreso) que establece una disminución en el tope máximo de los aranceles que cobra el adquirente a los comercios, y, por otro lado, a la investigación abierta, de oficio, por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia por abuso de posición dominante por parte de Prisma en el mercado de tarjetas de crédito. Ambas, en línea con el insistente pedido de la CAC de abrir el mercado de adquirencia para terminar con las prácticas abusivas hacia los comercios, que se ven afectados por las elevadas comisiones que pagan por cada transacción y por la imposibilidad de elegir las condiciones de contratación que más le convengan para operar con determinada tarjeta.

La CAC apoya la decisión del BCRA de incentivar mercados más competitivos y acompaña el proceso que lleve al cumplimiento de las normas que, en definitiva, hacen al fortalecimiento institucional y que se sostiene en el principio de igualdad ante la ley, ambos fundamentales para lograr un desarrollo a largo plazo para todos.

Fuente: CAC