Ingresos Brutos complica la securitización de créditos UVA

Los bancos se muestran cautelosos en la primera etapa de los créditos UVA.

Ingresos Brutos complica la securitización de créditos UVA

El mercado advierte que la securitización de los créditos hipotecarios atados a UVA, algo que los bancos emisores de ese tipo de créditos planea para un plazo medio, podrían ser impactados por un impuesto provincial como Ingresos Brutos y que la combinación con un escenario de inflación alta podría terminar generando flujos de capital negativo sobre los bonos vinculados a esos fideicomisos, de acuerdo a un reporte de la calificadora Moody’s.

En los bancos, por su parte, también analizan los aspectos legales para iniciar este tipo de operaciones en el mercado financiero, ya que los créditos atados a UVA recién se encuentran en etapa de desarrollo.

“El Impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB) en Argentina (B3 positiva) que se aplica sobre créditos hipotecarios ajustados por inflación (‘créditos UVA’) estipula que el ajuste inflacionario del capital del préstamo es tratado como un ingreso”, indicó la agencia, que un informe realizado por el analista Frank Medrisch, consideró que el “tratamiento fiscal actual aplicado a créditos hipotecarios ajustados por inflación en Argentina podría reducir su rendimiento durante períodos de aceleración de precios, generando así una incertidumbre para posibles securitizaciones en el futuro”.

El reporte advierte en ese sentido que “cuando un crédito UVA es securitizado en Argentina, el fideicomiso que mantiene la propiedad sobre dichos préstamos paga los impuestos antes de que el efectivo sea distribuido a los inversores, lo cual disminuye el diferencial de tasas disponible para el pago de los títulos de deuda”.

Sin embargo, dado el modo en que este impuesto se aplica sobre los créditos hipotecarios denominados en UVA, “esta dinámica se ve invertida y los flujos de efectivo netos de impuestos de hecho serán menores si la inflación es más alta”, dijo el informe.

“En escenarios extremos, el monto a pagar de IIBB será mayor al monto de la cuota, resultando en flujos de efectivo netos negativos. Si la inflación es suficientemente alta, este desajuste podría incluso llevar a pérdidas de capital de los bonos”, sentenció.

“El traslado del IIBB a la cuota amplificaría el riesgo de incumplimiento. La relación cuota-ingreso sería más alta cuanto más alta sea la inflación”, concluyó Moody’s.

Tanto la Ciudad de Buenos Aires como en la provincia de Buenos Aires, que según fuentes del sector representan el 60% del mercado hipotecario, proyectan reducir sus alícuotas de Ingresos Brutos para este tipo de créditos, pero en el resto de las provincias aún prevalecen distintos niveles de tributación.

Fuente: IProfesional