El salario mínimo sube a 3.600 pesos

El PEN anunció el acuerdo para elevar de $ 2.875 a $ 3.600 el Salario Mínimo Vital y Móvil, lo que representa un incremento del 25%.

El salario mínimo sube a 3.600 pesos

La presidenta anunció en la sede de la Cartera laboral el acuerdo alcanzado para elevar de 2.875 a 3.600 pesos el salario Mínimo Vital y Móvil, lo que representa un incremento del 25 por ciento, al tiempo que también adelantó que se resolvió reintegrar la deducción del impuesto a las Ganancias hecha en la primer cuota del aguinaldo cobrada en julio pasado, que se cobrará a fines de julio o principio de agosto.

Ese reintegro se publicará mañana mediante un decreto en el Boletín Oficial y significa para el Estado un costo de 2.657 millones de pesos, precisó la Presidenta.

Cristina Kirchner pidió “a todos, como estamos en época electoral, tengamos esa responsabilidad fundamentalmente los actores económicos, empresariales y sindicales, de preservar esto que hemos logrado”.

Cristina Kirchner celebró el acuerdo en un contexto internacional “complejo” y destacó que el salario mínimo alcanzado “es el más alto de toda Latinoamérica”.

Destacó que el incremento del salario mínimo, desde el 2003 a la fecha, alcanza un “1.700 por ciento” y celebró que el acuerdo para elevar ese haber se logró “por unanimidad”.

Sin embargo advirtió que “no solamente queremos trajar sobre el salario mínimo, sino también discutir sobre el tema trabajo registrado, ya que si bien mejorado la performance notablemente, ya que de un 50 por ciento en el 2003 estamos en el 32,4 por ciento, que aun sigue siendo alto y creo que hay que ponerse a trabajar muy duramente sobre este tema”.

Anunció entonces “a los trabajadores que hemos tomado la decisión de eliminar la deducción de Ganancias para esta primera cuota de aguinaldo de los trabajadores, mediante el decreto 1006 que se publica mañana en el Boletín Oficial y va a haber tiempo suficiente para que pueda liquidarse en todos los haberes a cobrar este fin de mes o en los primeros días de agosto”.

“Esto es un esfuerzo importante para el Estado, ya que en términos fiscales significa costo 2657 millones de pesos”, precisó.

Mencionó también que el 88 por ciento de los trabajadores registrados, el 25 por ciento paga Ganancias, lo cual, “comparado con otros lugares del mundo, incluso de cercanos como Brasil, México y Chile, es el más bajo”.

“Esto es un salto cualitativo que se ve en los niveles de consumo”, señaló.

Indicó que las mejoras también llegan a los trabajadores de gremios denominados “inelásticos”, como los de los servicios, ya que “Hoy el Estado está subsidiando a industriales, comerciantes y hogares y trabajadores solamente en materia de combustibles, gas, electricidad y GNC en 69 mil millones de pesos”.

Opinó que “también deberíamos contemplar lo que constituye a mi criterio el salario indirecto, lo que hoy significaría una factura de gas sin subsidio, de electricidad sin subsidio, de agua y de GNC, y combustible sin subsidio; no hablo de transporte que es otro subsidio aparte, ya que no hay transporte más barato en toda Latinoamérica que en la Argentina”.

“Todo esto también constituye salario indirecto”, subrayó.

Consideró que “todos los debates y discusiones que nos debemos dar deben hacerse contemplando la totalidad de la macroeconomía y de la responsabilidad que como presidenta me toca evaluar al momento de tomar decisiones”.

Dijo que la política de subsidios “ha recibido críticas pero fue uno de los mayores elementos de competitividad del modelo construido desde el 2003 en el mundo; sólo Estados Unidos nos supera en materia de subsidios energéticos hoy”.

Advirtió que “es muy importante cuando debatamos determinadas cuestiones, hacerlo tomando y poniendo en la mesa todo lo macro y lo que constituye salario directo e indirecto y competitividad en los costos para el sector productivo”.

Admitió que “es difícil” que se destaquen esas medidas “en etapa de elecciones porque en esta etapa todos prometen y dicen que tienen la solución para todos los problemas: el 82 por ciento móvil para jubilados, que no se va a pagar Ganancias, que se bajarán retenciones, en fin, que todo va a ser maravilloso, pero nunca explican cómo van a ser esos números”.

“Como tengo diariamente que luchar con los números para que puedan alcanzar y contener a todos los argentinos –continuó– es una tarea compleja y difícil, pero tenemos un hándicap de diez años de gestión, diez años de convenciones colectivas, diez años de este consejo del salario mínimo que es cada vez menos mínimo y más vital y móvil; la movilidad jubilatoria dos veces al año” son cuestiones que “necesitan de políticas activas”.

Adelantó que “la gran pelea” ahora es lograr que el 32 por ciento de trabajadores todavía no registrados sea incorporados, además de “reducir el índice de desocupación de 7,9 a 6 y algo 5 por ciento para lograr un régimen plena ocupación”.

También postuló que “cada vez haya más argentinos representados” en la mesa del Consejo de Salario, como “los pequeños, medianos y microempresarios, cuentapropistas, monotributistas”.

Afirmó que “hoy en este mundo, sentarse los trabajadores sindicalmente organizados de un lado y de otro lado empresarios para discutir salarios constituye una rara avis en el mundo que estamos viviendo”.

“Mi propuesta –concluyó. Es ver cómo hacemos para incorporar más gente a esta mesa y de ser posible que esté representada toda la población activa aquí” pues “hemos hecho mucho y todavía falta vamos por eso por lo que falta”.

Acompañaron a la Presidenta en la reunión el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina y el secretario Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Además del titular del Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil, Norberto José Ciaravino; participaron del encuentro, por parte de los trabajadores, los representantes de la CGT Antonio Caló, Andrés Rodríguez, Omar Viviani, Raúl Quiñones, Carlos Barbeito y Enrique Marano; y de la CTA Pedro Wasiejko y Hugo Yasky.

En representación de los empleadores participaron Daniel Funes De Rioja y Ricardo Guell (UIA),Alberto Menéndez (Cámara de la Construcción), Pedro Etcheberry (Cámara de Comercio), Héctor Orlando (BCBA), Jorge Álvarez (Udes), Osvaldo Cornide (CAME) y Juan Ángel Ciolli (CEEN).

Fuente: Secretaría de Comunicación Pública