Transferencias bancarias

El CBU-Alias –que relaciona un apodo de 6 caracteres con la clave bancaria única de 22- ya tiene 70000 usuarios.

Transferencias bancarias

Hasta hace un mes, la única forma de hacer las transferencias bancarias era dictar o enviar al que paga una larga clave casi imposible de memorizar más el número de CUIT o CUIL. Hoy, en cambio, basta con recordar el "CBU Alias!.

Tener un "CBU Alias" es posible desde hace 30 días y en este primer mes 70.000 cuentas bancarias pasaron a tener un nombre corto, además de la vieja clave única de 22 cifras.

Fueron 2.300 personas por día las que "bautizaron” sus cajas de ahorro y cuentas corrientes con palabras fáciles de recordar, similares a las de un perfil de Twitter o una dirección de correo electrónico.

Los apodos bancarios pueden tener apenas 6 caracteres y un máximo de 20, entre letras y números. Los alias deben ser únicos en todo el sistema financiero. O sea que, una vez vinculados por alguien a una cuenta, nadie más los puede usar. De ahí el apuro de muchos por reservarse, al inicio, su propio nombre o las combinaciones más atractivas.

Tener alias es optativo: cualquiera puede seguir operando del modo habitual. Pero quienes sí deseen darle un nombre a cada una de sus cuentas pueden hacer el "bautismo" en segundos en su plataforma de home banking o de banca móvil. Como ventaja extra, el usuario puede conservar su alias al cambiar de banco, pasándolo de una cuenta a otra sin que sus contactos deban actualizar datos.

Una vez que la cuenta tiene un nombre, los que quieran transferirle fondos a su titular sólo deben tipear el alias. De inmediato, para evitar malentendidos, un cuadro de confirmación muestra todos los datos de la persona, entre ellos su nombre completo y su DNI. Si todo está bien, los fondos viajan al instante.

La modalidad se volvió obligatoria para todos los bancos el 16 de diciembre, por disposición del Banco Central. Al comienzo algunas entidades tuvieron demoras, pero hoy los apodos ya están en prácticamente todos los sistemas de banca electrónica, así como en las nuevas “billeteras virtuales” para pagar con el celular.

"La implementación está híper avanzada. Queda pulir algunos aspectos en los que estamos trabajando, como es el caso de algunos bancos que piden el alias y también el CUIL o CUIT para hacer transferencias, en vez del apodo solamente", contaron desde el Central a Clarín.

Con los alias, el Gobierno busca que la gente use más las formas electrónicas de pagar, y menos los billetes. Según datos oficiales, en el país ya se hacen más de 6 millones de transferencias inmediatas por mes, a un ritmo de más de 8.300 por hora

Fuente: CPCECABA