¿La solución definitiva a las distorsiones?

IARAF analiza los principales lineamientos que deberían contemplarse para avanzar en la racionalización definitiva del impuesto.

¿La solución definitiva a las distorsiones?

Nuevamente ha tomado actualidad el tema del impuesto a las ganancias que deben afrontar los asalariados como consecuencia del envío de diversos proyectos al Congreso, tendientes a modificar los parámetros de cálculo del tributo.

Un primer aspecto a remarcar es que es impropio hablar del impuesto a las ganancias de asalariados ya que el mismo afecta a todas las personas físicas, sean éstos trabajadores dependientes o independientes, pequeños comerciantes o empresarios, rentistas, etc.. Incluso debe remarcarse que han sido los trabajadores independientes (los "autónomos") los más afectados por las distorsiones acumuladas en los últimos años.

El gobierno anterior, mediante el ardid de una insuficiente (para el caso de los mínimos y deducciones) o nula (en el caso de los tramos de escala) actualización de los parámetros de cálculo del tributo para acompañar el proceso inflacionario, generó un formidable incremento en la tasa efectiva promedio del impuesto, entendiendo por tal el cociente entre el impuesto y el ingreso neto anual. Con esta actitud, bajo el ilusorio argumento de que no se incrementaban los impuestos, se encubría un fenomenal aumento de la presión tributaria que recayó sobre aproximadamente 1,2 millones de trabajadores dependientes y 0,8 millones de trabajadores independientes y cuentapropistas.

El efecto de la política detallada en los párrafos anteriores se puede observar en el siguiente cuadro referido a trabajadores dependientes casados con dos hijos1 para intervalos de ingresos constantes en términos relativos, es decir que sólo han obtenido aumentos nominales necesarios para compensar la inflación del periodo.

Descarga de informe completo 

Fuente: IARAF