Contrato de trabajo. Relación de dependencia

Por: Dr. Honorio Alberto Díaz

En sentido amplio se denomina trabajo a cualquier obra, ejercicio u ocupación. Corresponde diferenciar el trabajo dependiente del autónomo.

Contrato de trabajo. Relación de dependencia

En un sentido muy amplio se denomina trabajo a cualquier obra, ejercicio u ocupación. En un sentido más limitado es toda prestación realizada a favor de otro. Sin embargo, para el derecho del trabajo su objeto de regulación y estudio no es cualquier trabajo, sino aquel que se realiza a favor de alguien que posee la facultad de dirigirlo y que lo retribuye con el pago de una remuneración. A este tipo de labor se la denomina trabajo en relación de dependencia.

Por lo tanto, corresponde diferenciar el trabajo dependiente del trabajo autónomo. En otras palabras, hay un trabajo en relación de dependencia y hay un trabajo que no se realiza en relación de dependencia.

Asimismo, el derecho del trabajo tiene como preocupación básica la actividad productiva y creadora del hombre en sí que dignifica el vínculo entre las partes.

El artículo 4º de la Ley de Contrato de Trabajo brinda el concepto básico: “Constituye trabajo, a los fines de esta ley, toda actividad lícita que se preste a favor de quien tiene la facultad de dirigirla, mediante una remuneración. El contrato de trabajo tiene como principal objeto la actividad productiva y creadora del hombre en sí. Solo después ha de entenderse que media entre las partes una relación de intercambio y un fin económico en cuanto se disciplina por esta ley”.

Resulta incompatible con el carácter humano del trabajador considerar que todo su hacer laboral está dirigido por el beneficiario de su tarea. Pensar ello significaría desconocer que la actividad lúcida está gobernada por la persona que la realiza. Por ello la expresión de trabajo en relación dependencia para otro que la dirige no puede ser entendida como algo meramente instrumental en quien la cumple.

En consecuencia, la valoración positiva del trabajo y del trabajador se encuentra en el centro mismo del derecho laboral moderno. Esta estimación coloca la motivación económica en un plano secundario frente a los aspectos antes destacados. Se trata de una actividad en el marco de los derechos humanos entre los que se encuentran la dignidad del trabajador.

Ver texto completo en Trivia/ Colaboraciones técnicas  

Fuente: Dr. Honorio Alberto Díaz