Contrato de trabajo. Extinción. Despido directo

Por: Dr. Honorio Alberto Díaz

Se produce cuando el empleador provoca la finalización del contrato debido al incumplimiento de obligaciones en que incurre el trabajador.

Contrato de trabajo. Extinción. Despido directo

Esos incumplimientos deben poseer la suficiente gravedad para configurar injurias impeditivas de la continuación de la relación. Se trata de la existencia de una falta severa y la aplicación de una sanción importante.

Esta situación genera, en última instancia, una cuestión valorativa que queda en poder de los jueces de conformidad con el carácter de las relaciones laborales y de las circunstancias personales del caso. En definitiva, la justicia decide si ha existido o no motivo justificado del despido.

Se llama despido con causa (justificado) al que se fundamenta en un incumplimiento severo del dependiente. Se denomina despido sin causa (injustificado) a una decisión arbitraria del empleador que pone fin al vinculo laboral. Esta situación jurídica se caracteriza como estabilidad relativa del trabajo (impropia) y no absoluta (propia) ya que el empleador puede dar término al vínculo de trabajo en un caso pagando la indemnización (en el injustificado) y en otro caso puede hacerlo sin esa consecuencia (en el justificado).

En el despido directo causado deben darse los siguientes elementos:

• Injuria: falta grave cometida por el trabajador;

• contemporaneidad: la sanción debe aplicarse en proximidad temporal con la injuria;

• proporcionalidad: se requiere una correspondencia entre la severidad de la injuria y la severidad de la sanción;

• prueba: la prueba de la falta corresponde al empleador que aplica la sanción.

Texto completo

Fuente: Dr. Honorio Alberto Díaz