Cómo prevenir riesgos con productos de limpieza

La utilización de productos químicos en las tareas de limpieza requiere medidas de prevención específicas que deben tenerse en cuenta.

Cómo prevenir riesgos con productos de limpieza

La utilización de productos químicos en las tareas de limpieza requiere medidas de prevención específicas que deben tenerse en cuenta al momento de aplicarse.

En esas tareas es muy recomendable tener en cuenta algunos factores importantes:

• Evitar el contacto directo con sustancias corrosivas o irritantes y tener cuidado con salpicaduras. Esto lo logramos con guantes, ropa que cubra la mayor parte de nuestra piel y no vendría mal, para algunas actividades, la protección ocular

• La ropa de trabajo no debería ser la misma que la ropa de calle y puede parecer sin importancia pero una mancha de algún producto sobre la ropa puede irritar y hasta lesionar la piel en el contacto continuado, por ello debemos observar la vestimenta de trabajo y se debe lavar periódicamente y renovar cuando sea necesario.

• Es necesario ventilar los lugares de trabajo cuando utilizamos sustancias químicas y es imprescindible leer las instrucciones de uso. Aunque parezca innecesario pues “todos sabemos” cómo utilizar un jabón, un detergente o lavandina, en las etiquetas también encontramos información útil para la protección y el correcto uso, que no siempre es el “habitual”.

• Evitar mezclar productos. Juntando lavandina con detergente y algún otro limpiador sólo lograremos exponernos a una intoxicación y contrarrestar algunas acciones de algunos de esos productos ya que no han sido formulados para su mezcla.

• ¿Un mate? ¿Un tecito? ¿Una galletita? Nunca en el lugar de trabajo. Comer y/o beber en el lugar de trabajo y con los guantes puestos es la puerta a alguna lesión o intoxicación.

• Cuidado con los bichos! Algunas arañas y hormigas pueden hacerle pasar un mal momento. Combátalos primero con los productos adecuados, siguiendo las normas de protección que se indican en los envases.

• No exagere con desodorantes ambientales y mucho menos con venenos líquidos o en aerosol. Aunque pueden ser de baja toxicidad, son tóxicos y pueden causar irritaciones, dolor de cabeza y otros síntomas inconvenientes. Los nuevos insecticidas tienen aromas especiales o “sin aroma”, aun así siguen siendo moderadamente tóxicos y deben utilizarse con cuidado.

• Si se compran sustancias “sueltas” o en bidones grandes, al trasvasarlos a otros recipientes deben ser etiquetados y los envases no deben ser de gaseosas o aguas saborizadas o mineral para evitar confusiones y accidentes.

• Disponé de lugares para guardar y almacenar los productos de limpieza, alejados de fuentes de calor y protegidos de los rayos solares, con buena ventilación y fuera del alcance de los niños.

Ante cualquier malestar repentino asociado a su tarea siga las instrucciones que la ART le entregó a su empleador.

Fuente: SRT