Toxicología en trabajos con pintura

La prevención aplicable a estas tareas involucra metodología de trabajo para evitar la exposición a los pigmentos y los solventes orgánicos.

Toxicología en trabajos con pintura

Existen dos formas para la utilización de pinturas en la industria. Por un lado tenemos la pintura electrostática, también conocida como pintura en polvo, y por otro las pinturas a base de diluyentes o solventes.

Las pinturas electrostáticas, generalmente utilizadas para grandes piezas (automóviles, electrodomésticos, etc.) implican la pulverización del compuesto con ayuda de una diferencia de potencial entre el cabezal aplicador y la pieza, por lo que se produce una deposición del polvo atraído por la carga eléctrica. Acá vemos generalmente cabinas de pintura, mucha automatización del proceso y el terminado en un horno especial.

Las pinturas a base de solventes pueden ser aplicadas por métodos robóticos pero es más común la aplicación a soplete, con pinceles para terminado de pequeñas piezas. Pueden observarse a veces cabinas de pintura pero es común ver métodos más manuales y hasta artesanales.

Entre los solventes utilizados encontramos el agua y compuestos orgánicos como el thinner, aguarrás, tolueno, cetonas, hexano y diversas mezclas de composición muy variable.

La protección de la salud y la prevención aplicable a estas tareas involucra metodología de trabajo para evitar tanto cuanto se pueda la exposición a los pigmentos y los solventes orgánicos.

Son aplicables medidas de ingeniería tales como la aspiración localizada, cortinas de agua, cuidadoso diseño de la ventilación del lugar de trabajo. También la correcta utilización de elementos de protección personal tales como guantes, máscaras con filtros especiales, protección ocular, ropa de trabajo adecuada y correcto manejo de la ropa ya usada y la ropa de calle.

Muchos solventes tienen efectos neurotóxicos y pueden causar daño hepático y renal y muchos pigmentos también tienen actividad biológica o, por lo menos, pueden considerarse “partículas insolubles” molestas. Casi todos los solventes utilizados y las partículas (PENOF) tienen límites permisibles en el ambiente laboral, que pueden consultarse el Anexo IV de la Resolución M.T.E y S.S. N° 295/03.

También es importante tener en cuenta que la S.R.T. ha emitido normativa en cuanto a los protocolos de medición de contaminantes en el ambiente laboral, la Resolución S.R.T. N° 861/15.

Fuente: SRT