Control de la cadena productiva de la cebolla

Se están realizando acciones de control en el sur de la provincia de Buenos Aires y noreste de la provincia de Rio Negro

Control de la cadena productiva de la cebolla

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) está realizando un operativo de control a lo largo de toda la cadena productiva de la cebolla. En 45 días, se relevaron a más de 500 trabajadores en campos de cultivo y galpones de empaque, con un porcentaje de irregularidad del 38%. Como consecuencia de las acciones llevadas a cabo ya se pudo constatar la registración voluntaria de más de 80 trabajadores.

El operativo centrado principalmente en el sur de la provincia de Buenos Aires y noreste de la provincia de Rio Negro alcanza a empleadores, productores, proveedores de servicios (empaque y transporte) y exportadores de cebolla. Vale recordar que en dichas zonas se produce el 50% de la cebolla destinada al mercado interno y el 80% para exportación.

La campaña de control de la AFIP está coordinada por las tres áreas operativas del organismo: la Dirección General Impositiva, Dirección General de Aduanas y la Dirección General de Recursos de la Seguridad Social.

El operativo cebolla 2015 comenzó en marzo y abarca a más de 1.000 contribuyentes. Los controles están destinados a medir la capacidad operativa y respaldo económico de los distintos actores, para verificar que sean consistentes con la producción, mano de obra empleada y comercialización que realizan.

Las acciones se iniciaron con el control a los productores e intermediarios, que presentaron altos niveles de informalidad en la contratación de personal.

Una vez concluida la campaña, se cuantificarán los empleados no declarados en campos y galpones, aplicándose de corresponder los Indicadores Mínimos de Trabajadores (IMT) de la actividad, y notificándose las deudas correspondientes y multas de hasta cuatro veces el monto de aportes y contribuciones omitidos.

De la misma manera, en la etapa de comercialización, se están efectuando controles permanentes en ruta a los camiones de carga, a los que se les verifica el respaldo documental de la mercadería en tránsito y la debida registración de los choferes.

Estas acciones permitieron detectar serias irregularidades formales en las facturas de compra, e inconsistencias en los datos sobre el origen de la cebolla, como ser la falta de la correspondiente inscripción en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA), que administra SENASA, y facturas no autorizadas, ni coincidentes con la información de las etiquetas de las bolsas y de las Guías Frutihortícolas.

A partir de estos controles se interdictaron 530 toneladas de cebolla en infracción, para su posterior decomiso y liquidación, tal como lo dispone la Ley de Procedimiento Tributario. En cuanto al control a los transportistas, el porcentaje de conductores y auxiliares no registrados ya asciende al 35%.

En relación a la mercadería incautada, ya se donaron 27 toneladas de cebolla a comedores comunitarios a partir de decomisos que ya se encuentran firmes.

Asimismo, para remitir alertas tempranas a las aduanas de frontera, se ha implementado un control informático a través del cual los titulares de los galpones de empaque de cebolla, deben reportar diariamente los movimientos de entradas y salidas de la mercadería y el stock remanente. El análisis de estos datos permite detectar posibles desvíos e inconsistencias.

Consecuentemente, y como resultado del intercambio de información entre las áreas Impositivas y de Aduana se inactivaron 24 CUITs de supuestas exportadoras con serias inconsistencias patrimoniales, que hacen presumir que se estaría en presencia de empresas de las denominadas de `cartón` cuyo único propósito es facilitar la emisión de facturas de exportación para remitir la mercadería hacia la República Federativa del Brasil, evadiendo las correspondientes obligaciones tributarias, previsionales y cambiarias.

En este sentido, hace unos días, la Justicia Federal bahiense rechazó el pedido de una medida cautelar de no innovar interpuesta por una de las empresas sospechadas, cuya CUIT fue inactivada.

En las maniobras de fraude señaladas, intervienen profesionales que suministran una verdadera ingeniería para evadir impuestos utilizando documentación apócrifa e interponiendo a personas insolventes como titulares de las obligaciones impositivas, previsionales y aduaneras.

Además en el operativo AFIP realiza un constante intercambio de información con organismos nacionales y provinciales como ARBA, SENASA, CORFO Río Colorado, y la participación conjunta en los operativos en campos con los Ministerios de Trabajo de la Nación, la Provincia de Buenos Aires y RENATEA.

Fuente: AFIP