Cayó la producción de las PyMEs industriales

La producción de las Pequeñas y Medianas Industrias cayó 4,7% en marzo frente a igual mes de 2014.

Cayó la producción de las PyMEs industriales

Así surge de la Encuesta Cualitativa Industrial mensual realizada por CAME entre 250 industrias PYMES del país. El panorama general para la industria PYME sigue siendo recesivo, afectado por la menor demanda, costos en alza, deterioro en la rentabilidad, dificultades para conseguir algunos insumos, y un estiramiento en la cadena de pagos que complica la situación financiera. 

En marzo, 3 de cada 10 industrias declaró que se deterioró su cadena de pagos, con atrasos preocupantes. A su vez, la falta de insumos en algunos sectores están demorando las entregas de los proveedores y complicando la venta justo cuando más liquidez necesita el industrial.

Marzo fue un mes ‘regular’ para el 60,8% de las industrias consultadas y entre ‘malo’ y ‘muy malo’ para el 12,2%. Pero a pesar del contexto, hubo dos datos positivos: por un lado, se redujo la cantidad de industrias con caídas anuales en sus niveles de producción, aunque todavía son una minoría las que crecen. Por otro, mejoraron levemente las expectativas y más empresarios esperan que en los próximos seis meses la producción pueda repuntar.

En cambio, la rentabilidad sigue comprometida, y en marzo el aumento de costos promedio industrial fue 2,7%, pero la mayoría no trasladó inmediatamente a precios finales esas subas, sino que lo irán haciendo siguiendo el pulso de la demanda. A su vez, las inversiones siguen frenadas, y cayó a sólo 11% el porcentaje de industrias con desembolsos previstos para este año. La mayoría de esas inversiones son para ampliar la oferta y no la capacidad tecnológica.

Por sectores, las bajas interanuales más acentuadas de marzo se registraron en: ‘Productos de metal, maquinaria y equipo’ (-7,8%), ‘Madera y muebles’ (-6,3%), ‘Papel, Cartón, edición e impresión’ (-6,2%), ‘Productos de caucho y plástico’ (-5,9%), y ‘Calzado y marroquinería’ (-5,1%).

 

 

Los principales resultados de la encuesta de marzo 2015 fueron:

• La cantidad de PYMES del panel con caídas anuales en sus niveles de producción se redujo a 54,8%, alcanzando el menor nivel en cinco meses, lo que dentro de la coyuntura bajista actual, es un dato relativamente positivo. De las 250 pequeñas y medianas empresas industriales relevadas en marzo, 137 declararon variaciones anuales negativas en su producción (14 menos que en febrero).

• Sin embargo, la cantidad de empresas en alza se mantuvo en los mismos niveles del mes pasado (17,6%), abarcando a un conjunto de industrias minoritario. La contrapartida de la menor cantidad de industrias PYMES en baja en marzo, fue un aumento de empresas con variaciones nulas en sus niveles de producción: el 27,6% de las industrias declararon en marzo haber producido las mismas cantidades que en marzo del año pasado (en febrero 22% habían finalizado sin variaciones anuales en sus volúmenes físicos de producción).

• En marzo se observó nuevamente una mejora en las expectativas de producción para los próximos seis meses: el 27,2% de las industrias relevadas cree que la producción de su empresa mejorará, cuando en febrero ese porcentaje era de solo 19,2% y en enero de 13,7%. De todos modos, sigue siendo alta la proporción de PYMIS que creen que la producción se mantendrá en los niveles actuales (68%), que de por sí son niveles bajos. Solo 4% de las industrias PYMES cree que la actividad podría seguir deteriorándose.

 

• A pesar de que hubo menos empresas con bajas en la producción anual en marzo, eso no se trasladó a una mejora en la rentabilidad. La proporción de empresas con rentabilidad positiva se mantuvo estable, en 41,2%. Lo mismo sucedió con la proporción de empresas con rentabilidad nula y negativa, que se ubicaron en 49,6% y 9,2% respectivamente, niveles muy similares a febrero.

• Muchas industrias vienen realizando todo tipo de movimientos en la empresa para sostener su rentabilidad en zona positiva o como mínimo, nula. Esas acciones han permitido la supervivencia del empresario en los últimos dos años. De todos modos, el incremento constante en los costos de producción y la demanda en baja, dificultan cada vez más esa tarea, por lo que se vuelve ‘urgente’ el inicio de un nuevo ciclo de recuperación y crecimiento.

• En marzo, el 48% de las industrias consultadas declaró que su rentabilidad empeoró frente a febrero y otro 45,6% que se mantuvo igual. Sólo el 6,4% de las empresas manifestó alguna mejoría en esa variable.

 

• En marzo, los costos de producción del principal producto de la empresa para el promedio de las industrias del panel aumentaron 2,7%, 0,4 puntos porcentuales más de lo que subieron en febrero (2,4%) pero por debajo de la suba de enero (4% mensual). A su vez, el promedio de aumento de los precios de venta al público fue de 1,6%, aunque el 46% de las industrias que tuvo aumentos de costos en marzo mantuvo sus precios de venta sin cambio, es decir, no trasladó esas subas a los precios finales.

• Sobre el comportamiento de cada industria frente a modificaciones de costos y precios, en marzo 47,9% de las industrias consultadas declaró incrementos en sus costos de producción y otro 38,4% ‘costos estables’. En cuanto a los precios de ventas, sólo el 27,4% de las industrias consultadas aplicó aumentos, mientras que el 60,3% los mantuvo sin cambios.

 

• Sobre el empleo, el comportamiento general de los industriales continúa siendo el de sostener sus planteles. En general, las industrias, sobre todo PYMES, tratan de mantener el empleo, principalmente el empleo calificado, no solo por el alto costo de los despidos, sino por el costo que luego tiene la recontratación y capacitación de personal cuando el ciclo se revierte. En marzo, el 72,8% de las industrias relevadas declaró que mantuvo su personal, un 5,6% que hizo algunos ajustes, y un 1,6% que incorporó.

• Sobre la evolución del empleo para los próximos tres meses, prevalece cierta incertidumbre: el 30,1% no contesta a la pregunta principalmente porque las decisiones sobre esa variable dependerán de cómo continúe la economía. Aún así, el 64,4% asegura que tiene previsto sostener sus planteles.

 

• Los proyectos de inversión en la industria PYME volvieron a ser los grandes ausentes en marzo. Sólo el 11% de las empresas relevadas declaró tener intensiones de realizar nuevas inversiones este año, por debajo de febrero (13,2%), enero (12,7%) y sobre todo de diciembre 2014, cuando el 17,2% de las empresas del panel tenían planes previstos para 2015 y se abría un horizonte de esperanza para la recuperación de la inversión.

• Como dato positivo, un 6,8% de las industrias lo estaría evaluando, aunque ese porcentaje también se viene reduciendo frente a meses previos.

• Entre las empresas que tienen planes positivos, básicamente esas inversiones se destinarán a la participación de ferias y exposiciones con el objetivo de conquistar nuevos mercados o encontrar nuevos clientes, y muy poco estará destinado a la incorporación de maquinarias y equipo que permitan ampliar la capacidad tecnológica y productiva de la empresa.

• La recuperación del impulso inversor es fundamental para recomponer la competitividad de la industria y contribuir a fortalecer el tejido productivo. Sin embargo, en la medida que persisten ciertas distorsiones macroeconómicas, que el contexto externo se muestra también con dificultades, y que hay incertidumbre en diversos frentes del mercado local, las decisiones de inversión seguirán contenidas.

 

• A pesar que en marzo se observaron ciertas mejoras en las expectativas y una leve reducción del porcentaje de industrias con caídas en su producción, la mayoría de las empresas consultadas calificó al mes como ‘regular’ (60,8%), ‘malo’ (5%) o ‘muy malo’ (7,2%).

• Un frente donde las industrias volvieron a marcar dificultades crecientes, fue la cadena de pagos: casi 3 de cada 10 industrias señaló que notó algún deterioro.

 

 

Buenos Aires, 8 de abril de 2015

Fuente: CAME