Plataforma de comercio exterior nociva

La firma subfacturaba las operaciones y triangulaba sus ventas a través de traders (intermediarias) en Estados Unidos.

Plataforma de comercio exterior nociva

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la Dirección General de Aduanas, desactivó una plataforma de comercio exterior nociva que consistía en subfacturar las operaciones de venta al exterior de maní y triangularlas a través de traders (intermediarias) en Estados Unidos.

De esta manera, el exportador de maní pagaba menos derechos aduaneros e Impuesto a las Ganancias en Argentina. Además, dejaba divisas en el exterior que no se liquidaban en el Banco Central por por USD 1,3 millones.

La Aduana determinó que la fuga de divisas surge de la diferencia entre la subfacturación de las exportaciones y los valores reales de las mismas. La firma es una de las 3 principales exportadoras de maní confitería y blancheado.

Para lograr la maniobra de evasión, la firma constituyó empresas en E.E.U.U. quienes en apariencia actuarían como intermediarias, pero que no tendrían participación real en la compra y comercialización de las mercaderías. En algunos casos, estas firmas intermediarias, poseen integrantes en Panamá, domicilio comercial en Uruguay y el mismo agente de registro (empresas dedicadas a la creación y registro de sociedades).

En el marco de la investigación, los agentes aduaneros realizaron 12 allanamientos en General Cabrera, General Deheza, Río Cuarto y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde secuestraron documentación y elementos informáticos que prueban la maniobra denunciada.

Los procedimientos fueron ordenados por Juez Federal de la ciudad de Río Cuarto Dr. Carlos Arturo Ochoa y el Fiscal Federal Dr. Guillermo Lega.

También, AFIP suspendió preventivamente el CUIT de la empresa. Además, emitió un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF) La investigación de la Aduana descubrió 23 operaciones de contrabando por 1.300.000 dólares.

La maniobra implica un incumplimiento a vital obligación de ingresar divisas al Banco Central de la República Argentina, ya que los importes en divisas ingresados desde el exterior se habrían limitado al valor falso declarado, permaneciendo el excedente en otras plazas o dándoles otros destinos.

Fuente: Diálogo Fiscal