Industria. Se triplicó la presión tributaria

La actividad industrial enfrenta una carga tributaria global que se triplicó en la última década, por las necesidades de caja del Estado.

Industria. Se triplicó la presión tributaria

La actividad industrial enfrenta una carga tributaria global que se triplicó en la última década, a partir de las necesidades de caja de la Nación, las provincias y los municipios.

Así se desprende de un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que resalta que “los últimos diez años en Argentina podrían ser encuadrados como un período de presión tributaria sin límites”. La avidez de recursos se explica por la necesidad de “financiar el creciente tamaño del Estado”. Así, indica el Iaraf, “los tres niveles de Gobierno han aplicado las más variadas subas de impuestos o creación de nuevos tributos, que terminaron repercutiendo sobre todos los agentes económicos”.

El Iaraf comparó los tributos que cargaban sobre la industria en 2002 y en la actualidad, en 9 ciudades representativas, y resaltó que la presión tributaria “creció de manera considerable, principalmente para las empresas medianas y grandes”.

Según el trabajo, la suba acumulada del período fue de 25% para las empresas pequeñas; 86% para las medianas y 190% para las grandes. “En los tres casos, el fuerte aumento se explica, fundamentalmente, por el incremento de la presión tributaria provincial”.

En ese orden, el instituto que comanda Nadin Argañaraz señaló que las cinco provincias más importantes (Buenos Aires, CABA, Córdoba, Santa Fe y Mendoza) eliminaron de manera parcial el régimen de exenciones previsto para la industria. En 2002, la mayoría de las industrias estaba exenta en todas las provincias de Ingresos Brutos, cualquiera fuera el tamaño de la unidad económica. Hoy solo las pequeñas mantienen la exención, salvo en Mendoza, donde deben tributar 1,5%. La industria mediana, con facturación superior a $ 50 millones anuales, dejó de estar exentas, salvo en Santa Fe. En tanto, las de más de $ 100 millones pagan hoy alícuotas que van del 0,50% en Santa Fe al 2% en Mendoza.

A esa presión provincial, se suma la municipal, a través de la Tasa de Seguridad e Higiene. Iaraf considera una muestra de nueve municipios de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba y resalta que la presión fiscal comunal sobre la industria pasó de representar 0,56% promedio en 2002 a 0,70% en la actualidad.

El trabajo puntualiza que sumando la carga de IIBB y la Tasa de Seguridad e Higiene, la industria soporta este año una carga tributaria subnacional del 1,6% de las ventas brutas para las empresas grandes; 1,1% para las medianas y del 0,7% para las pequeñas.

“Estos niveles podrían parecer no tan significativos”, admite el Iaraf. Pero resalta el peso que han adquirido, al compararlo con el Impuesto a las Ganancias. Así enfatiza que para una industria con una rentabilidad del 5%, la presión subnacional “sería prácticamente equivalente a Ganancias, cuando hace una década la carga conjunta habría sido de un tercio” del gravamen nacional.

“Para una rentabilidad del 10%, la carga subnacional llega a representar casi la mitad de la presión de Ganancias, mientras en 2002 era de solo el 16%”, puntualiza Iaraf.

Fuente: IProfesional