Comercio minorista: la carga tributaria ya compromete casi el 45% del margen de operación

Así lo indica un informe realizado por la Cámara Argentina de Comercio.

En promedio, la carga tributaria sobre el comercio minorista (incluyendo impuestos nacionales, provinciales y municipales) llega a representar casi el 45% del margen bruto de marcación. Esto se debe, en parte, como consecuencia del aumento en las alícuotas de ingresos brutos de algunas provincias y en las tasas de seguridad e higiene de algunos municipios.

Desagregando los datos por provincia se observa que, si bien hay variaciones, en todas las jurisdicciones del país la presión tributaria es significativa. Además, es importante recalcar el aumento generalizado que se registró para 2013 –comparando los promedios obtenidos a nivel país, se observa que para todas las situaciones y casos de facturación considerados, el sector deberá destinar una mayor proporción de sus ingresos respecto a 2012 y 2011 para cumplir con sus obligaciones tributarias y previsionales–. Entre los casos con mayor carga tributaria, como porcentaje del margen bruto, cabe mencionar a las provincias de Entre Ríos, Misiones, Santa Fe, Tierra del Fuego y Buenos Aires. Por otra parte, en el otro extremo se encuentran Neuquén, San Luis, La Pampa y Corrientes.

Esta conclusión es fruto de un estudio orientado a medir la presión tributaria que enfrenta el Comercio. El mismo presenta una estimación del costo impositivo y previsional que debe afrontar un comercio formal pequeño y mediano (como persona física o como jurídica) y uno grande (como persona jurídica) medido como porcentaje sobre las ventas, según la provincia en que se sitúe. El informe incluye además la incidencia de los impuestos sobre la facturación neta, sobre la facturación efectiva y sobre el margen bruto.

El sector Comercio es un destacado contribuyente de los principales impuestos nacionales, provinciales y municipales. Es significativa su participación en la recaudación de diversos tributos –Impuesto a las Ganancias, Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto al Cheque, Impuesto a los Ingresos Brutos, entre otros–, como así también es importante su contribución a los ingresos del sistema previsional. En concreto, los datos de AFIP para el segundo trimestre de 2012 señalan que Comercio y Servicios generan el 51,4% de la recaudación de IVA Bruto y es responsable del 47,5% de los ingresos en concepto de Impuesto a las Ganancias de Sociedades.

Asimismo, Comercio y Servicios fue uno de los sectores que más impulso dio al crecimiento de la recaudación en el segundo trimestre de 2012 con respecto a igual período de 2011. En concreto, fue responsable del 60,3% del crecimiento de la recaudación de IVA Bruto y del 52,5% del crecimiento de la recaudación del Impuesto a las Ganancias de Sociedades.

Todo esto es posible gracias al trabajo y el esfuerzo del Comercio legalmente establecido, que sistemáticamente cumple con sus obligaciones tributarias y previsionales. Pero debe señalarse que paralelamente a él se desarrolla el comercio ilegal en múltiples modalidades, que no solo evade sus obligaciones impositivas y previsionales –generando un perjuicio directo al Estado–, sino que muchas veces invade el espacio público o se desarrolla en predios precarios, poniendo en riesgo a los consumidores y perjudicando al conjunto de la ciudadanía. Adicionalmente, y como consecuencia de su desarrollo al margen de la ley, suele ofrecer sus productos a menores precios que el comerciante legal, constituyendo una flagrante forma de competencia desleal.

Fuente: CAC