Ganancias y Bienes personales para todos

¿Habrá cambios este año? Un informe del IARAF analiza las distorsiones en los parámetros de estos impuestos.

Ganancias y Bienes personales para todos

Según las opiniones vertidas por diferentes referentes políticos, aparentemente existe la voluntad de darle tratamiento en el Congreso de la Nación al tema de la actualización de mínimos, deducciones, topes de tramos de escala y demás parámetros contenidos en la legislación impositiva que se han visto profundamente distorsionados por el proceso inflacionario que estamos transitando desde hace algunos años.

Se recuerda que la legislación impositiva nacional establecía mecanismos de actualización automática de los diferentes parámetros en base al índice de precios mayorista nivel general, los cuales por diferentes disposiciones (ley de convertibilidad, ley de emergencia) se encuentran suspendidos, lo que ha provocado que todos los años resurja el debate sobre la distorsión que provoca su falta de ajuste sobre las obligaciones impositivas de los ciudadanos, las que se ven artificialmente incrementadas aún cuando sus ingresos o riqueza en términos reales no lo han hecho.

Si bien son muchos los parámetros que se encuentran actualmente desactualizados, los que más influyen sobre la población en general son:

a) La insuficiente actualización de mínimos y deducciones del impuesto a las ganancias, que provoca el incremento constante de la cantidad de trabajadores dependientes e independientes que quedan alcanzados por el impuesto.

b) El congelamiento desde el año 2000 de los topes de los tramos de la escala progresiva del impuesto a las ganancias para personas físicas, lo que implica que los trabajadores dependientes que quedan comprendidos en el impuesto por superar sus ingresos los mínimos y deducciones establecidos y prácticamente la totalidad de los trabajadores independientes inscriptos en el impuesto (dado lo exiguo de los mínimos para este caso) año a año se vean alcanzados por una tasa efectiva (impuesto total sobre ingresos netos totales) superior y en consecuencia deban tributar un porcentaje mayor de su ingreso, aún cuando el mismo en términos reales no se haya incrementado.

c) La falta de ajuste desde el año 2007 del mínimo no imponible del impuesto sobre los bienes personales que, ante el incremento nominal de los precios de propiedades y vehículos, ha provocado que prácticamente toda familia que sea propietaria de un departamento o casa y de un automóvil deba ser contribuyente del impuesto, por superar su activo el valor de $ 305.000.

Es ciertamente auspicioso, de concretarse las opiniones vertidas, que el Congreso de la Nación se aboque a darle una solución definitiva a esta problemática, que se traduce en la inseguridad jurídica derivada de no saber cuál va a ser la tasa efectiva del impuesto toda vez que la misma dependerá de la inflación, los incrementos nominales de ingresos obtenidos para compensarla y de la discrecionalidad del gobierno para modificar por decreto algunos de los parámetros mencionados.

Informe completo | Ganancias y bienes personales para todos

Fuente: IPS