Contrato de trabajo. Licencias. Precisiones sobre vacaciones

Por: Dr. Honorio Alberto Díaz

Se denominan vacaciones a los descansos temporales de las tareas habituales, sean estas laborales o estudiantiles.

Contrato de trabajo. Licencias. Precisiones sobre vacaciones

En el campo del derecho del trabajo configuran una inactividad predeterminada remunerada, cuya extensión está relacionada con la antigüedad del trabajador en la empresa.

Se encuentran reguladas en la Ley de Contrato de Trabajo en los artículos 150 al 164 y en el Convenio 52 de la OIT. En los supuestos de contradicción debe aplicarse la normativa internacional, pues posee mayor jerarquía normativa conforme la Constitución Nacional.

El artículo 150 de la L.C.T. establece la duración de los períodos que varían de 14, 21, 26 ó 35 días si la antigüedad del trabajador es respectivamente menor a 5 años, inferior a 10 años y superior a 5, superior de 10 años y menor de 20, y cuando excede los 20 años. Esta antigüedad tiene en consideración la del trabajador en la empresa al 31 de diciembre del año a que correspondan.

Los términos deben ser entendidos como mínimos, ya que puede incrementarse el período por acuerdos personales con el empleador o con resoluciones de la convención colectiva de aplicación.

No debe otorgarse la licencia anual durante lapsos de suspensión de la relación laboral debido a otras razones, como pueden ser una enfermedad, un accidente, un parto, etc. Una vez iniciada puede ser suspendida la licencia para reiniciarse posteriormente en esos casos de interrupción de la prestación laboral. El artículo 239 de la L.C.T. priva de efectos al preaviso notificado durante el periodo vacacional.

La regulación establece requisitos para que el trabajador pueda gozar plenamente del beneficio. Se requiere que haya prestado servicios efectivos durante la mitad, como mínimo, de los días laborables del año de la licencia, computándose aquellos feriados en que el empleado ha tenido desempeño.



Lea la nota completa en Trivia / Colaboraciones Técnicas.

Fuente: Dr. Honorio Alberto Díaz